22/12/11

Reseña: Marcada - P. C. Cast & Kristin Cast

MARCADA
Titulo Original: Marked
Autoras: P. C. Cast & Kristin Cast
Editorial Trakaté


Después de ser <<marcada>>, la joven Zoey se une a La Casa de la Noche, una escuela donde se entrenará para convertirse en un vampiro adulto. Eso, si consigue superar el Cambio; y no todos los marcados lo logran. Es un rollo comenzar una nueva vida, en especial lejos de sus amigos.Además, Zoey no es la típica iniciada. La diosa vampira Nyx la ha elegido como alguien especial. Pero no es la única iniciada en La Casa de la Noche con poderes especiales. Cuando descubre que la líder de las Hermanas Oscuras, el grupo de élite de la escuela, abusa de los dones concedidos por la diosa, Zoey debe buscar en su interior el valor para abrazar su destino… Con algo de ayuda de sus nuevos amigos vampiros.
P. C. Cast es una premiada autora de novelas de romance fantástico y paranormal, así como una experimentada oradora y docente. Su hija, Kristin Cast, ha recibido premios por su poesía y su labor periodística. El talento de este tándem ha sido comparado con el de Stephenie Meyer.


Opinión Personal:

En primera, ¡qué portada tan más extraña! No sé si me gusta o me disgusta, igual que el contenido. Aún estoy pensándolo, meditándolo, llámelo usted como quiera… Sigo indecisa. ¿Y por qué? Pues mis amores, les diré las razones.
En primera, ¿qué carajos tiene que hacer el nombre de Stephenie Meyer en la portada? Mucha letra, mucha letra. Ya me dicen al principio que los fans de “Crepúsculo” han adorado “Marcada” y debajo de los nombres de las autoras, ¡me lo vuelven a repetir! ¿En serio? Sí. ¿Eso quiere decir que me gustará o que lo odiaré? ¿O es que si ellos lo aprueban, o Meyer lo aprueba, está bien? ¡Pues no! –grita histérica, arrancándose los cabellos. (Vale, vale, no es para tanto). La chica me mira raro, es más… ni siquiera puedo ver esa marca. Esa marca que da nombre al libro. El diseño del relieve (o como se llame) es bonito pero para mi gusto, lo hace demasiado lleno así que… no. La portada no va conmigo.
Ahora, los personajes: ¡ay pero qué encantadores me parecieron todos menos la protagonista!  Zoey, es una chica normal con una vida normal, que tiene problemas normales y que vive en un mundo nor… ¡Ah! Bueno, les informo que los vampiros y los humanos viven a la par en la Tierra. Los vampiros han salido a la luz (¿o siempre lo han estado?) y son mal vistos por los humanos, aunque estos no pueden negar que son encantadores y talentosísimos. Entonces resulta que Zoey está en un parloteo normal con su mejor amiga y de pronto… ¡un vampiro llega y la marca! ¿Qué le espera a Z? Pues ir a “La casa de la noche”. Y suceden cosillas, por aquí y por allá, nada emociónate y llega a esa “escuela”. Pero hay algo muy particular en Zoey: su marca es diferente, está rellena, porque la Diosa Nyx la ha elegido como alguien especial.
La historia está narrada en primera persona, así que solo vemos las cosas desde el punto de vista de Zoey Redbird. Y eso a veces me mosqueó un poco: su forma de narrar me pareció tan plana que me pregunté constantemente el porqué, en la portada, juraban y rejuraban que muchos lectores estaban embaucados con la historia. Bueno, el resto de los personajes me parecen bastante buenos, agradables. Incluso la “villana” de la historia. Que de villana no le vi mucho, por cierto. En un determinado momento, sucede que, cuando Z llega a “La casa de la noche”, se encuentra con su compañera de cuarto, Steve Rae. Ella la presenta a sus amigos y ellos la reciben muy felices. Ella se integra al grupo, pero en el proceso, el chismorreo que se traen entre ellos hizo que la conversación se volviese bastante confusa (al menos para mí, como lectora). Hay momentos como ese en todo el libro. Incluso al principio también, no sé de qué carajos hablan.
Y la trama, la puedo reducir a dos palabras: Totalmente plana. Es que, ¡en serio! El concepto me parece original: los vampiros, el hecho de que sean marcados, que tengan una diosa, hagan ritos y demás… pero no sirve de nada si los acontecimientos de la historia son tan secos y si no te dejan deseando saber más. Me enfrenté a simples hechos que no fueron reveladores. Es más, en un momento sentí como si el “deber” de Zoey hubiese sido cualquier truco sacado bajo la manga, nada más porque se les ocurrió y no porque tiene un propósito ni porque lo planearon. Hay  algo más que Zoey puede hacer; pero no nos revelan el porqué puede hacerlo. ¿Fue también por Nyx? ¿O es algo más? No dan una razón y quiero inferir, que se supone que debo interesarme en el próximo libro para descubrir el porqué. Y no me intereso la gran cosa; es más, me  dejó con un mal sabor en la boca. ¡Ni siquiera hay la gran cosa en el romance! Así que ni con eso pudo flecharme.

Y fue así como terminé el libro. Ahora puedo concluir: quizá es solo porque es el libro introductorio, pero aún así… no lo recomiendo. Ni siquiera pienso que puedan pasar un buen rato. Pero es su decisión y esto es solo una opinión. Así que échenle un vistazo y díganme qué tal les fue. Se los agradeceré.

Entonces el vampiro habló y sus ceremoniales palabras fluyeron a través del espacio que nos separaba, peligrosas y seductoras, como sangre mezclada con chocolate derretido.
-¡Zoey Montgomery! La Noche os ha escogido, vuestra muerte será vuestro renacer. La Noche os llama, escuchad su dulce llamada. ¡El destino os guarda en La Casa de la Noche!
Pd: Al menos Meyer me hizo suspirar en su momento, con Edward Cullen. Y Emmett. Y Jasper. Y Jacob.

9 comentarios:

  1. Vaya pues yo lo tengo en la estantería, aunque de momento no lo he leído y tengo otros pendientes antes
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. mmmm no se, a mi no termina de convencerme. Haber luego.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Yo he leído solo los dos primeros y es que no pude más, no me gustó nada nada la historia, aunque me pareció original, la forma de narrar y algunos sucesos no me gustaron para nada ;) una pena, un saludito ^^

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy completamente confundida con esta saga.
    Por un lado me atrae por el tema que trata pero por el otro me echa para atrás primero que sean tantos libros y segundo las malas opiniones que he visto de ellos...
    Un beso
    PD: Tengo activo un sorteo en mi blog que quizás te interese.
    http://letraslibrosymas.blogspot.com/2011/12/mega-sorteo-reyes-magos.html

    ResponderEliminar
  5. Pues la portada si es algo extraña. La verdad a mi me llamaba la atención el libro pero...creo que ahora me he desanimado un poco. Y es cierta tu notita del final, que Stephenie Meyer nos hizo suspirar con los personajes :D
    Muy buena reseña.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pues un libro mas de vampiros que sacarse de encima, aunque eso de que tengan una diosa me parece bastante curioso... Pero si tu dices qe no vale la pena, debes tener razon, por que segun yo siempre la tienes xd (Al menos hasta ahora no me has decepcionado)

    ResponderEliminar
  7. Si te soy sincera, ODIO esta saga. Sólo me leí los dos primeros y cuando me enteré que en total eran 9 libros, pensé: "como sean todos de malos, yo paso de leer". Así lo hice.
    La idea está bien en cautno a los ritos, la mitología y tal, pero eso de que venga un vampiro y te "marque" sin más y ya seas como él... Me parece casi tan absurdo como Edward Cullen brillando como un gusiluz. Que sí, vale, son ideas en sí originales porque nadie más las ha labrado (¡y menos mal!), pero no sé, es como tú dices al menos con Meyer en su momento los libros te hacían sentir algo. Esta saga me decepcionó totalmente. Mucha portada bonita y mucha tontería, pero luego el contenido es más bien para no pasar de la primera página.

    Yo no lo recomendaría, aunque es preferible que la gente lo lea y dé su opinión.

    =) Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón, coincido contigo (aunque la mala si que me pareció bastante ****), pero Zoey a mi, no me cayó nada bien...
    Un besazo. Te sigo!

    ResponderEliminar
  9. Excelente reseña ;)
    he leído opiniones de todo tipo sobre el libro... a ver cuándo puedo leerlo!

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.