16/10/13

Minireseña: Las descabelladas aventuras de Julito Cabello - Esteban Cabezas

Autor: Esteban Cabezas
Ilustraciones: Marko Torres
Editorial: Norma
Páginas: 144
ISBN: 958-04-9688-9
Esta es la divertidísima historia de Julito Cabello, un niño muy inquieto y con demasiadas ocurrencias. Un día, tras haber cenado fuera de casa la noche anterior con su padre, que es crítico especializado de restaurantes para un importante diario, decide escribir su propia reseña y enviarla a un periódico, bajo un pseudónimo. Lo que no alcanz a prever es que su crítica tendrá éxito devastador y que su padre se verá en grandes aprietos en su trabajo. ¿Cómo hará Julito para resolver este enredo?

Opinión personal:
En Julio, quizá Agosto… Bueno, en algún mes pasado de éste año, llegaron en las maletas de mi hermana unos libros infantiles que los tíos de la capi habían mandado para las sobrinas pequeñitas. Pero como esas ingratas prefieren ver televisión, mi hermana y yo nos hicimos con los libritos. Bueno, ella más que yo. En fin, muy emocionada nos contó algunas historias, pero como yo había leído "Terror en Winnipeg" de Eric Wilson sin tener sentimientos gratos, me di un break. Pero hace unos días estaba aburrida y no tenía ganas de reanudar "Memorias de una Geisha" de Arthur Golden, libro con el que llevo más de dos meses, y no es porque no me guste, sino porque es de esos libros que reclaman mi completa atención y que debo leer despacito, porque así los disfruto más. Y merodeando por la salita de mí, su, nuestro, hogar, me topé con “Las descabelladas aventuras de Julito Cabello”.

¡Qué librito! Es que es muy divinito. Y ya estoy hablando todo en chiquito. Su protagonista, a pesar de ser pequeño, es la cosita más rechulita y agradable que pueda existir en el mundo de los críticos culinarios. Pues sí… Comida sobra en éste libro y los momentos graciosos parecen no ser suficientes, porque a Julito le salen tan bien, que se vuelve un terroncito de azúcar con tanta bromita que suelta. Y hace cosas muy divertidas, además, como tener un diablito y un ángelito, uno a cada lado de su cabeza, como en las caricaturas, o ponerle Julia Roberts a una orquídea y platicar con ella. Muy divertido, eh. El Aarón, como lo llama Julito, es su mejor amigo y a pesar de no decir mucho, se le quiere. No cabe duda que estos personajes son tan suavecitos que se hacen querer.

Con estos libros, me siento tan feliz como una cría en McDonald’s (aprovechando las referencias de comida rápida, meh. Por cierto, no he ido en más de tres años, por si me quieren invitar). En resumen, fue una lectura ligera y agradable, con personajes y situaciones muy graciosas. En dos días terminé el librito, tan chulitico fue, y eso porque tuve que hacer otras cosas, sino me lo echaba en unas cuantas horitas.

Un "mezclún", ¿qué es eso?
¿Un parfait perfecto? ¿Qué quiso decir?
Nos mirábamos con el Aarón porque esto era más complicado que instrucciones de viedeojuego (y más aún cuando están en inglés). Porque mi papá escribía en castellano, supongo, el mismo idiomna que usamos todos los días. A menos que le hubiera dado por escribir en élfico o alguna lengua de El señor de los anillos.
Bueno, allí estábamos con Aarón, intentando entender a mi papá hablando de comida, cuando se nos ocurrió una idea. ¿Una idea mala? ¿Una idea buena? Yo creo que las ideas no son buenas ni malas cuano uno las piensa. A veces son buenas o malas después.
Mucho después.

7 comentarios:

  1. A veces leer libros de niños es muy inspirador *w*

    ResponderEliminar
  2. A mí me encantaba este libro de pequeña!!!!
    Lamentablemente nunca me lo compré u_u lo pedí en la biblioteca
    Que buenos tiempos:')

    ResponderEliminar
  3. ODIO MUCHO LEER Y NUNCA ME GUSTO ESTE LIBRO!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, te amo y te adoro (y a anónimo, que se vaya a la mismísima, creo yo)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, te amo y te adoro (y a anónimo, que se vaya a la mismísima, creo yo)

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.