28/8/13

Reseña: Maze Runner: Correr o Morir - James Dashner

13 comentarios:
Titulo Original: The Maze Runner
Autor: James Dashner
Editorial: V&R Editoras
Páginas: 398
ISBN: 978-607-7547-32-7
Esta novela es la primera en la trilogía Maze Runner, una saga que, para sus fanáticos, evoca los intensos misterios de "Lost." Una trama asfixiante en un thriller de acción y psicológica, abrumadora por la sucesión de hechos extraños y por los desafíos tanto físicos como mentales a los que los jóvenes héroes se ven enfrentados.

¿Se trata de una pesadilla o de una nueva realidad?

¿Existe una salida?
Opinión Personal:
Esto no es una reseña… Es más bien pura palabrería.

¡Soy pobre! Esa es la única y terrible verdad. Así que no se sorprendan de lo que les voy a decir: solo pude leer éste libro en pdf. Tenía dos opciones: leerlo de una vez por todas, aunque fuese en pdf, o esperar un montonal de tiempo hasta poder comprarlo. No es necesario repetir mi decisión… Si no hubiese cometido tal crimen (placentero, que volveré a repetir), no estaría aquí, pensando en qué decir y sobretodo, en cómo hacerlo. Y al final creo que no diré mucho sobre la historia, sino sobre lo que me hizo sentir.

¡Mirad! Una adaptación...
¿Qué raro, no?
Primeramente, James Dashner nos sitúa (a Tom y a mí) en un lugar bastante lúgubre y desesperanzador. No sabemos prácticamente nada… La verdad se nos oculta, se usan términos diferentes y bueno, tardamos en comprenderlo. Tardé más yo que él, aclaro. Pero el punto es que estábamos perdidos, con gente no tan agradable… Excepto Chuck. Ése crío sí que fue amigable desde el principio.

Los personajes fueron muy bonitos, a pesar de que algunos fueron un poco cerrados y chocantes, pero eso definitivamente le dio variedad a la historia. Debo confesar que me sentí muy desesperada en la primera mitad del libro. ¡Necesitaba saber tanto! Y había tan poca información y tantos sucesos que tuve que detenerme porque en verdad me estaba poniendo ansiosa. *insérteme mordiéndome, agresivamente, el interior de la boca* No sé si eso fue bueno o malo. Me gustó, no voy a mentir, ésa sensación de querer saber más y más. No había sentido eso en mucho tiempo; sin embargo, sentí que Dashner había permitido que ocurriera mucho sin dar explicaciones. Sé, claro está, que se debe a la situación que están viviendo los personajes… ¡pero aun así, hay una espinita que me dice que pudo haber sido diferente!

Y entonces viene la segunda mitad del libro (o el desencadenamiento de “el fin”). Es ahora o nunca. A partir de allí, todo se volvió muy precipitado y obtuve una parte de la información que quería y necesitaba, pero fue como si de pronto me la hubiesen aventado en un balde de agua helada. Y pueden imaginar mi pokerface mientras eso sucedía, mientras me chorreaba la información. No me gustó eso. Todo fue demasiado sencillo y diría que me resultó un poquito irreal todo el asunto.

No quiero mencionar nada de lo que ocurre en la historia, porque podría arruinar futuras lecturas. Así que simplemente les digo que me gustó mucho el concepto y cómo está escrito, aunque siento que todo fue muy precipitado al final. Me habría encantado que se explicara más… Aunque quizá todo esto es para hacer leer al lector la siguiente parte… Y créanme, voy a leer el siguiente libro porque QUIERO BUENAS RESPUESTAS Y ESPERO TENERLAS.

Por cierto, lloré un poquito al final.
Y me gusta llorar con los libros.


Tenía altísimas expectativas sobre Correr o Morir porque mis amigas hablan maravillas de el y de vez en cuando me topo con reseñas que lo ponen como muy bueno. He tratado de no spolearme demasiado, pero ya sabía algo sobre ciertos finales trágicos y dolorosos (razón de mis lágrimas. ¿Por qué siempre le toca a los inocentes?). Al final, creo que no fue tan bueno como lo había imaginado. Pensé que habría más pruebas en el laberinto, más acción… Sé que para ellos debió ser terrorífico, pero yo quería más crueldad. 

¡Y la pasé bien! Eso es lo que cuenta, ¿no?

25/8/13

Wishlist: Dark Inside - Jeyn Roberts

1 comentario:
Hey!

Pues me ha entrado un amor desesperado por enlistas los libros deseados, para después hacerme bolita y rodar sobre el suelo al recordar que no puedo comprarlos porque:
a) no están publicados en español; y,
b) porque no me atrevo a hacer compras vía internet.

¡No importa! Aquí está otro libro que me conquistó por su portada. Superficial no soy. 


Desde los inicios de la humanidad, las civilizaciones han caído: los romanos, griegos, aztecas... y ahora, nosotros.  Grandes terremotos han asotado al planeta. Las ciudades han sido destruídas. Pero algo mucho peor está ocurriendo: un mal antiguo ha sido liberado y está convirtiendo a las personas en cazadores, asesinos y locos. Éste es el mundo en el que Mason, Aries, Clementine y Michael, viven --o más bien, tratan de sobrevivir. Cada quien huye de un indescriptible horror, desde asesinatos caóticos hasta brutales desastres naturales, y cada uno viaja sobre el mismo camino en un mundo que se vuelve loco. En medio de la agonía del apocalipsis y aferrándose al amor y al significaco de lo que pueda ser encontrado, estos cuatro adolescentes están en un viaje dentro del corazón de la oscuridad, para encontrarse los unos a los otros y un lugar seguro.

Y la sinopsis no pinta mal, aunque los libros distópicos ya me están haciendo sentir cuz cuz
¿Les agrada? ¿Les da igual? ¿Lo quieren? ¿No les gusta? Llamad al 8800, ahí los atenderé personalmente. Okno.

Bye!

10/8/13

Reseñas: Si no despierto - Lauren Oliver

15 comentarios:
Título original: Before I Fall
Autor: Lauren Oliver
Editorial: Grupo SM
Páginas: 474
ISBN: 846-754-114-8
Samantha Kingston lo tiene todo a su favor: es guapa, es popular y sale con el chico perfecto. El viernes 12 de febrero debería ser un día más en su fácil vida, pero no lo es: es el último día. O más bien los últimos, porque Samantha se despierta una y otra vez en la mañana del viernes 12 de febrero y vuelve a vivir la misma jornada siete veces… hasta que se da cuenta de que en su mano está realizar cambios minúsculos que supondrán diferencias enormes.

Opinión Personal:
Hace algunos días descubrí que tenía guardados mis fragmentos favoritos de este libro y no dudé en compartirlos en mi blog personal. Y a partir de ahí, no pude dejar de pensar que debía escribir una reseña. ¿Pero cómo hacerlo sin revelar demasiado de la historia y de los personajes? La verdad es que después de leerlo, estuve sufriendo durante algún tiempecillo debido a las heridas (chiquitas pero pentrantes) que Lauren Oliver me provocó en el corazón. Ahora que recuerdo su enseñanza y la parte humana del libro, me dan muchas ganas de volver a leerlo. Pero ya dejo el parloteo… y comienzo de una buena vez.

Como no quiero revelar mucho, hablaré sobre lo que no encontraremos en esta historia.

Primeramente, Sam (la protagonista) no es una chica de esas que abundan en los libros: sencillas, que se sientan invisibles o no tan agraciadas; tampoco busca el amor verdadero en el primer chico que le dirige la palabra ni es inocente, pasiva o… bueno… no es una Mary Sue. Es más bien lo contrario… ¡Y aquí es donde entra el maravilloso trabajo de Lauren Oliver! Me refiero a que Sam es —y al mismo tiempo no es— una chica estereotipo, como la malota del cuento: popular, burlona y un poco bully. La cuestión es que al principio me pareció un poco insoportable, tanto que pensé que la odiaría, pero conforme la historia avanza me di cuenta que es solo una chica. No es buena ni mala, simplemente ha tomado decisiones que desde mi perspectiva no han sido correctas.

A pesar de que Lauren Oliver cuenta sucesos repetitivos al hacer que su protagonista viva el mismo día durante siete días, encontró la forma de narrar de una forma tan ligera que ni sentí fastidio o desesperación. La historia la cuenta Sam, por lo que a menudo me repetía que las cosas no eran como realmente eran y estuve tratando de ver la historia con los ojos de los otros personajes (que no se quedan atrás a pesar de que algunos parecen demasiado superficiales o muy apartados y extraños). Creo que eso enriquece mucho la historia. Simplemente es una forma inteligente de narrar la situación tan particular que vive Sam.

Ah, pero no es solo eso lo que me ha fascinado del libro, sino los miles de pensamientos y preguntas que se provocaron en mí. Hubo tiempo para hacer teorías, intentar adivinar sucesos futuros e incluso, el final… ¡y todo era completamente inesperado! Creo que hubo mucho alboroto en mi cerebro al imaginar la historia, crear preguntas, teorías y posibles finales… Qué goce.


Pensar sobre la vida, sobre quiénes somos y qué hacemos con nuestras vidas es una de mis cosas favoritas (es que soy adicta a esa clase de dolor). Hay que comenzar a ser un poquito conscientes de que todas nuestras acciones, por muy simples que parezcan, pueden provocar grandes cambios en las vidas de los demás. Y como me estoy poniendo muy existencialista, mejor doy por concluida esta reseña… Por favor, leelo si aún no lo has hecho y después vienes y me dices qué te pareció. ¡Tienes tarea!
Ya ves, yo seguía buscando respuestas. Aún quería saber por qué.
Como si alguien fuera a responder eso por mí, como si alguna respuesta pudiera ser satisfactoria.
No entonces pero después, comencé a pensar en el tiempo, en cómo se mantiene moviéndose y agotándose y fluyendo por siempre, segundos por minutos, minutos en días, días en años; todo eso llevándote al mismo lugar, una corriente que siempre va en una sola dirección. Y todos nosotros vamos y nadamos tan rápido como podemos, evitándolo. Mi punto es: quizá puedas disponer de una espera. Quizá para ti hay una mañana. Quizá para ti hay mil mañanas, o tres mil, tanto tiempo que puedas inundarte en él. Dejarlo deslizarse como monedas a través de tus dedos. Tanto tiempo que puedes desperdiciarlo. Pero para alguno de nosotros sólo existe el hoy. Y la verdad es que, realmente nunca lo sabes.

3/8/13

Reseña: Quédate a mi lado - Noelia Amarillo

7 comentarios:

Autor: Noelia Amarillo
Editorial: Terciopelo
Páginas: 189
ISBN: 841-541-025-5
Disponible en 24symbols
En una ciudad en la que puedes tocar el cielo o caer en el infierno, invisible para aquellos que lo rodean, Jared camina sin rumbo por sus calles, buscando un futuro mejor que el presente en que está inmerso. Su deambular le lleva hasta una pequeña tienda regentada por Dolores y su nieta, Nuria. Allí, la afable anciana le dará la oportunidad de cambiar su presente, aún en contra de los deseos de su desconfiada nieta.Bajo la desamparada apariencia de Jared, Nuria descubrirá a un hombre valiente que conquistará su corazón, aunque sin pretenderlo y que, asustado por la pasión que siente por ella, intentará por todos los medios ocultársela. Al fin y al cabo, no tiene nada que ofrecer, él solo es un "sin techo" más. Pero Nuria no es una jovencita soñadora e insegura, sabe lo que quiere, y está dispuesta a luchar por conseguirlo. Utilizará todas las armas a su alcance para vencer los recelos de Jared, y la pasión, será una de ellas. Si la pasión llama a tu puerta, ¿te atreverías a rechazarla?
Opinión Personal:
Hace ya mucho tiempo estaba paseando por el blog Marmita cuando me topé con una reseña de Quédate a mi lado. Primeramente, debo decir que el hecho de que la novela tuviese como protagonista a un chico sin techo fue una de las principales razones por las que me animé a leerlo. Y recuerdo que durante la primera vez que comencé a sumergirme en sus páginas, la lectura me resultó tan placentera que me quedé prendida durante algunas horas (a pesar de que supuestamente daría por finalizada mi jornada en internet); avancé hasta el capítulo 4, pero desafortunadamente, no continué leyendo en los días y semanas posteriores–porque me distraigo mucho–. Eso sí, una vez que me acordé que aún lo tenía pendiente, no me hice del rogar y lo inicié nuevamente.

Qué goce, de verdad. Noelia Amarillo nos presenta a unos personajes encantadores, muy amigables y bastante sencillos. Los va introduciendo a la par, sin muchas complicaciones, cosa que me agradó y disgustó a la vez, porque quería más de ellos, verlos crecer y desarrollarse, que fuesen un poquito más complejos. Aunque no les voy a mentir, creo que su encanto se debe a la sencillez y a sus acciones, así que probablemente su forma de ser fue correcta. Por otra parte, lo que me encantó fue que los personajes del barrio dan un giro de 360° a la vida de Jared, quien a pesar de encontrarse en situación de calle mantiene su orgullo y no espera recibir limosnas… No, el muchacho quiere trabajar y eso es precisamente lo que el resto de sus compañeros personajes le dan: trabajo. Además, de un montón de oportunidades que Jared no desperdicia. Y así es como la historia se ganó mi corazón, por el alto contenido de la moral y los valores éticos que se muestran. Tomándolo de esta manera, el libro muestra la enseñanza de que siempre se puede ayudar a las personas que se encuentran en malas condiciones.

Desafortunadamente, no todo es miel sobre hojuelas. Están avisados: es tiempo de presentar mis inconformidades. La novela es bastante corta. Solo tiene 13 capítulos más un epílogo, y más de la mitad me pareció encantadora y llevadera, así que lo natural fue pensar que terminaría amando el libro. Sin embargo, los últimos cuatro capítulos –me parece–, fueron decepcionantes por:

  • Número uno. Un día está ocurriendo esto y al siguiente, Jared está recibiendo una oportunidad gigantesca que le cambiará la vida. Digo, si la vida fuese así, yo habría encontrado a algún agente musical, en pleno autobús, que me invitara a participar en una recopilación de las 100 mejores voces del mundo sin haber escuchado mi horripilante voz y sin tener la intención de hacer algo ilegal conmigo o con mi cuerpo. Un poco irreal la situación, ¿no?
  • Número dos: ¡Lo que yo pasé por alto en la reseña que leí! Hay erotismo en ésta novela y… bueno, el erotismo no es cosa mía porque… ¡me desbarato de la risa con ciertas partes! Por ejemplo: …lo hizo llorar lágrimas de semen. ¿En serio? ¡Imaginé a un penecito triste, llorando! Por supuesto que me reí mucho. Ah, ah… Pero el erotismo no es un inconformidad –fue falta mía por olvidarlo o pasarlo por alto–, sino que a partir de que se presenta la primera escena cachonda, el libro se acelera a una velocidad de vértigo, llevando a Jared a la situación del punto número uno.
  • Número tres: Esto es, en realidad, algo a lo que estuve dándole vueltas en mi cabeza mucho tiempo antes, cuando intenté escribir algo. A mí no me parece agradable ni adecuado, que uno de los personajes exprese el mismo sentimiento o añoranza a través de un diario o cartas consecutivas que abarquen seis cuartillas continuas. Si hubiese variación en los sentimientos y se hubiesen narrado más situaciones en esas cuartillas, opino que los últimos capítulos del libro no me habrían resultado tan empalagosos y desesperantes.
  • Número cuatro: La velocidad de vértigo solo llevó a que la historia tuviese un final precipitado, totalmente inesperado y tajante. Fue como si el desarrollo de pronto chocara contra una pared sin poder detenerse antes del gran impacto. Ahora, esto podría spolearlos un poquito, así que lo dejo invisible para que tomen su decisión: después de haber iniciado una historia con personajes tan bonitos y dar una enseñanza ética tan chula, lo que menos esperaba era que terminara con una escena erótica y una propuesta. No imaginé un final, pero no esperaba eso; esperaba algo más emocionante.
So, fue una fantástica lectura hasta que el erotismo aceleró la historia y hasta que las situaciones me parecieron un poco inverosímiles. No bromeo cuando digo que el final me hizo recordar mi primer intento de escribir un libro (la cual considero muy simple y muy de telenovela). Y a pesar de lo despotricado, fue bueno leerla por el simple hecho de tener personajes agradables y tocar una temática que yo no había tenido oportunidad de leer con anterioridad. El resto, se los dejo a ustedes.

Por cierto, luego entré a la página oficial de la autora y vi que tiene una transición de imágenes; sucede que Jared y Nur lucen como Jared Padalecki y su esposa, Genevieve Cortese. Meh. 
Hay quien dice que no existen los fantasmas. Eso es falso,
convertimos en fantasmas a aquellos a los que ignoramos.
Los hacemos invisibles. Aunque no lo sean.
Aunque no se lo merezcan
Pues ésta vez sí he escrito una reseña muy larga.