20/8/14

Historias de éxito

"Para darle rienda suelta a la lengua."

Me gustan las historias de éxito, esas que nos muestran en las pelis y en los libros, donde el héroe logra vencer al malo o donde la protagonista tiene un hermoso trabajo que ama y se viste con falda y usa tacones altos sin quejarse del dolor de pies. La realidad es muy diferente. No sé si es algo bueno o algo malo, pero ciertamente no se sufre siendo espectador. En esas historias, aunque nos muestran a los personajes sufriendo y desvelándose y trabajando duro, lo hacen en una secuencia de escenas que no duran más de cinco minutos. Pero el tiempo no pasa así de rápido para mí. Tampoco es que esté usando tacones altos ni desvelándome hasta muy tarde. Lo cierto es que estoy experimentando el cambio: ¡tengo trabajo!

Ya tuve dos trabajitos anteriores en los que duré unos cuantos días porque tuve ataques de pánico y renuncié en un momento a otro. Así de feo me sentí y fuerte de mente no creo ser. ¡Es tiempo de hacer fiesta!, porque este mismo martes (ayer) cumplí una semana en mi nuevo trabajo, donde tuve que enviar mi curriculum vitae y asistir a una entrevista. ¡Hasta hice pruebas! Me abrieron el cerebro para percatarse de que soy la persona tímida que sueña con aventurarse en el mundo y que tiene mucho, mucho miedo, cuando lo hace.

Afortunadamente, después de la segunda entrevista con mi jefa inmediata, me confirmaron que tenía el trabajo. Cada personalidad tiene su lado bueno. Al parecer, mi extrema timidez y amabilidad (yo diría ‘enfermedad patológica de agradarle a la gente’) me hicieron la candidata perfecta para el puesto de recepción/asistente. Desde el martes pasado estoy contestando llamadas, apresurando a la gente, hablando con desconocidos, atendiendo las actividades que me mandan y disfrutando de esta nueva aventura.

Suena muy bonito. Suena precioso cuando, durante el trayecto al trabajo y del trabajo a casa (un viaje por carretera de treinta minutos), me digo que soy una heroína valiente que sale, día a día, de su zona de confort y que está haciendo algo por sí misma. Desafortunadamente no todo es miel sobre hojuelas, y de vez en vez, especialmente por las tardes, cuando estoy sola y empiezo a pensar y pensar y pensar, el pánico me cala los huesos y tengo ganas de romperme y gritar y correr a encerrarme en mi habitación. Entonces, uso técnicas para que el desgraciado pánico se marche. No es fácil. Nadie dijo que lo fuera.

A pesar de que todos son muy amables conmigo, me siento un poco perdida y continúo diciéndome que soy rara. Es pura idea mía, creo. Quizá debería empezar a hacerle como esas personas que despiertan un día y dicen “Estás estupenda(o). Guapísima(o).” Solo que yo diría algo como “Ana, hoy vas a estar made of awesome”, o algo por el estilo.

Mientras tanto, estoy aquí, con mis audífonos y micro puestos, esperando a hacer algo mal para que me llamen la atención y me despidan, pues así de paranoica soy. Catastrófica. Lo cierto es que tengo esperanza de echarle un vistazo al pasado un día y decir: mi historia de éxito, comenzó desde que nací.

¿Y tú, has salido últimamente de tu zona de confort? 
¿Estás trabajando en tu historia de éxito?
Si no lo has hecho, te invito a que lo hagas, para que se te haga costumbre, y no andes penando como yo.

Con amor y besos bananeros,
yo.

Pd: Y debido a tanto altibajo, no me concentro, no leo. Más crisis.

4 comentarios:

  1. Annie!!! Siempre es toda una aventura hacer algo nuevo y que además no estamos acostumbrados a hacer! Estoy muy contenta de que hayas conseguido trabajo porque hoy en dia hay que aprovechar esas oportunidades que no se dan tanto.
    Yo se que vas a poder seguir adelante, tenes que tomartelo con calma y seguir para adelante porque vas a ver que va a ser una experiencia positiva y que cuando cobres vas a poder comprarte algun libro como premio al esfuerzo!! \0/ jajaaja
    Te mando un bezote y fuerzas para que sigas adelante con todo y te sea más leve!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la entrada :) espero te vaya muy bien ^^

    ResponderEliminar
  3. Me identifico totalmente contigo porque no hace ni 20 días que yo empecé mi primer trabajo, y si, un poquito de miedo da. Cuando te equivocas y no sabes la que te va a caer, cuando algo no va bien y no hay nadie para ayudarte... Pero como somos mujeres fuertes [¿Verdad? ;) ] saldremos victoriosas de todo eso. Ya verás.
    Con el tiempo te acostumbrarás a todo esto y podrás volver a sentirte bien, superar esta crisis y leer con tranquilidad.

    Animos que tu puedes ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola, me encantaría que me dieras tu opinión acerca de mi blog. Gracias por el tiempo.

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.