18/10/14

¡Me rindo! | De hombresgato, Will² y corazones dormidos


¡Hola, gente bonita!

Hoy vengo a sacar las malas vibras, porque creo que es justo que sepan que el 2014 ha sido el año del abandono. Además de que me he rendido y he mandado a volar tres libros, también he leído muy poco. ¡Poquísimo! Menos de 20 libritos en lo que va del año.
No sé si es falta de tiempo (lo dudo) o ganas (lo más probable). Quizá es que me siento muy meh; ahora que tengo trabajo, llego a casa y lo único que quiero hacer es cenar y tirarme sobre la cama a dormir. Y ustedes dirán: ¿y porqué no lee Anita en otro momento? Pues lo hago. Generalmente leo en el autobús, pero me encanta observar por la ventanilla el paisaje grisáceo  y la extensión verduzca, imaginar que vuelo... Prefiero hacer otras cosas, especialmente cuando el libro no es de mi agrado. Al final, empiezo a cuestionarme por qué sigo leyendo, por qué sigo intentando meterme una historia a la cabecita que no va conmigo. Lo que pasa es que me enojo conmigo misma por forzarme y también, por abandonar lecturas. No me gusta hacer eso, rendirme. 
Este año me rendí con tres libros. Y procederé a decir el porqué...

Lo que todo gato quiere | Ingrig V. Herrera
Quien haya leído algunas de mis reseñas sabrá que me encantan los detalles, que la historia sea lo más creíble posible, que el autor no quiera verme la cara de tonta sacando un as bajo la manga. Lo que pasó con éste libro fue que, desde el principio, me percaté de que era la versión literaria de una peliculita adolescente romántica con unos pincelazos mal dados de fantasía. A pesar de que se sitúa en Londres, la historia tiene muchos elementos americanos: bailes de graduación, porristas, chicas malas, equipos de fútbol americano con mascota incluida, etc. Luego está lo místico de la historia: un chico que se convierte en gato. Por si no lo saben, la historia va de que Ginger (pelirroja, duh) se encuentra  a un minino en la calle y lo lleva a casa a escondidas porque sus padres no toleran los animalitos; como es niña buena y educada, no rechista y es la hija ejemplar, pues prefiere esconderlo y encuerarse frente al gato. Fue una pena que esta historia me diera mucha pereza porque me lo recomendó una buena amiga y tenía ganitas de leerlo, ¡y también porque no pude meter al gato en el reto literigatos de este año!
Nada me ató a la historia, así que fue la primera en ser enviada a la lista de "sin terminar"

Will Grayson, Will Grayson | David Levithan y John Green
Will Grayson² trata sobre dos chicos que se llaman igual y que supongo, llegan a conocerse en cierto momento de sus vidas. Lo que a mi no me gustó fue que la narración de uno de los Will era un poco cutre. Quizá fue la intención de los autores el reflejar que lo único que le daba color a la vida de este Will eran las conversaciones con su mejor-amigo-estoy-segura-que-casi-novio, pero eso no funcionó para mí. Mientras tanto, el otro Will, quien definitivamente me caía mucho mejor, narraba de una forma bonita y casi poética; tenía un mejor amigo llamado Tiny que hacía un musical anual y no temía gritar sus preferencias sexuales a los cuatro vientos. Entonces todo se congela y ahí se queda, sin avanzar, y los Wills no se conocen y yo me fastidié de uno de ellos y ya... En la página 128, en mi no-bitácora de goodreads, comenté "Tantas ganas de leerlo y no pasa nada hasta ahora...". Cosa cierta porque lo que leí era puro parloteo de los Will...
Supongo que influyó mucho el leerlo en inglés, también. No sé, de los tres libros presentados hoy, creo que Will Grayson, Will Grayson es el que tiene más oportunidad de ser retomado.

El bosque de los corazones dormidos | Esther Sanz
Uff, el recién aventado...¡No, no, no y no!
Con un título y una portada tan bonita, esperaba algo genial y no la típica historia de la niña con pasado trágico que se muda con un pariente lejano y por una razón u otra, termina viviendo sola. Qué casualidad que las protagonistas tienen la facilidad para vivir solas, sin problemas económicos, con amigos y pretendientes a todo rato. No, estas cosas ya no van conmigo. En ciertas ocasiones continúo leyendo porque hay algo que salva la historia, por interés, pero en esta ocasión tiré la toalla en muy poco tiempo. Sé que no avancé mucho y por eso mismo me da la intriga de si se pone mejor o qué. No creo retomarlo, aunque existe una muy pequeña posibilidad...

Si los han leído, ¿creen que debería retomar alguno? ¿Qué piensan, imaginaturianos?

Adieu!

6 comentarios:

  1. Hola Ana: No estés mal, hay rachas en que a una la agotan las cosas que más nos gustan.... Tal vez te estás exigiendo mucho y la lectura es para disfrutar!!!!
    La verdad que no conozco ninguno de los tres libros que mencionas, pero espero encuentres lo que ahora te está faltando para que la lectura sea un placer y no algo engorroso...
    Besitos >.<

    ResponderEliminar
  2. Ninguno de los tres creo que lo lea xD para que no te aburras hay que buscar otras cosas jajaja

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No he leido ninguno de los tres. Pero mi consejo es que sigas buscando o que vuelvas a releer alguno que sepas que te gusta, te levantara los animos. Hay demasiados libros como para no encotrar ninguno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Quiero leer los tres, creo. A mí no me molestan los tópicos ni ese tipo de cosas jaja

    ResponderEliminar
  5. el de esther me gusto mucho :D espero se te pase.. Aunque entiendo.. Yo cuando voy en bus trato de leer pero empiezo a mirar por la ventana y me pierdo xD

    saludos ..

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Uff entiendo como te sientes porque a mi me pasó igual. Eso no tiene solución, simplemente viene una nueva época, te encuentras con un buen libro de casualidad y pam, vuelves a meterte de lleno en el mundo de la lectura.
    No he leído ninguno de los tres pero tengo en mi eebook al tercero y tenía un poco de miedo. Porque todo el mundo lo deja por los aires y tengo la sensación de que eso no me va a ocurrir a mi. Pero bueno, ya veremos.
    Un beso y cuidate :)

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.