29/3/12

Reseña: El círculo Ámbar y los mandalas de Avalon - Francesc Miralles



Titulo Original: El círculo Ámbar y los mandalas de Avalon
Autor: Francesc Miralles
Ediciones B. Grupo Zeta.
Primera Edición
Año: 2007
ISBN: 978-84-666-3254-6

¿FENÓMENOS PARANORMALES
O EXTRANORMALES?

EL CÍRCULO ÁMBAR INDAGA LOS CASOS MÁS INEXPLICABLES Y EN SUS INVESTIGACIONES DESCUBRE TODAS LAS CLAVES DE LOS ENIGMAS QUE DESAFÍAN NUESTRA INTELIGENCIA.

Nico, Senda y Marius: ellos son el Círculo Ámbar, un club secreto dedicado a la investigación de hechos aparentemente inexplicables. En este caso, los tres jóvenes deberán resolver el enigma de unas grandes formas geométricas que han aparecido en un campo de centeno, sin razón evidente. Además, una secta de inspiración cósmica ha acampado allí. ¿Estarán ambos hechos relacionados? ¿Cuál es el origen real de esos extraños mandalas de aspecto extraterrestre? Con astucia, valor y buenas dosis de sentido común, los miembros del Círculo Ámbar darán con una inesperada respuesta.

Opinión Personal:
Comencé el libro con altas expectativas, porque los diálogos entre los tres protagonistas, durante el primer capítulo,  me auguraban que la pasaría muy bien a su lado. Quizá ése fue mi primer error, tener altas expectativas.  Pensé que quizá no iba a ser un libro incluido en mi lista de “Memorables” pero que sí estaría en la de “Libros que me hacen flipar momentáneamente”.

Oh, decepción, no vengas a mí.

Los capítulos son muy cortos y eso me ayudó un montón a avanzar, porque el ritmo era demasiado lento. Si bien los capítulos terminaban con frases pequeñitas que te hacen querer saltar al siguiente, no lograban mantenerme colgada y pegada como una posesa.

Tengo que detenerme en la historia, que desgraciadamente, no terminé de creerla. Un trío de críos ingleses *aquí sí se pone a flipar* decide formar un grupo de investigadores, porque están aburridos y quieren hacer algo. Crean una página web y de pronto ya tiene su primer caso. Toman las mochilas, un poco de comida, mienten a sus padres y fingen ir de campamento. La verdad es que van a investigar sobre las mándalas que han aparecido en un campo de centeno cerca de Glastonbury.

Y todo va bien, la idea es monísima, pero hay algo en la forma de resolver el misterio que no cuadra. Es algo que me parece sacado bajo la manga, nada más porque a Miralles se le ocurrió ponerlo. Ésa fue la decepción. Además, debo decir que para ser un libro de aventura o misterio, le faltó acción. Todo iba tan lento como los pasitos de una tortuga, que me rendí bajo los encantos del soponcio más de una vez, tirada en mi acogedora cama.

Volviendo al tema, a mí no me importa tomarme tres meses para leer un libro, siempre y cuando el resultado final me guste o encante.  Éste no fue el caso. Puedo decir que la idea es muy bonica y que me llama mucho la atención, pero es la resolución la que no me agradó ni un poquito.  Así que, en conclusión, no es un libro buenísimo, pero sí pasé buen tiempecito con él. No es indispensable, pero tampoco es malo. No estoy colgada por querer leer la segunda parte. Si se lo encuentran, quizá quieran darle una oportunidad. O quizá no.

22/3/12

¡Teaser Trailer de LA HUÉSPED!

Yo... yo... yo no sé... cómo esperan... que no muera. ¡Películas! Queridos visitantes, ¡estoy tan extasiada justo ahora! Mañana voy a ver ¡LOS JUEGOS DEL HAMBRE! (porque los malvados de Cinépolis no hicieron función de medianoche aquí en mi pueblo quieto) y ésta noche, muero con el teaser trailer de ¡LA HUÉSPED! Dios mío, tengo tantas cosas qué hacer para la universidad... pero no puedo, porque estoy tan desconcentrada, pensando en que estoy reviviendo ésa emoción que pensé perdida con la última película de Harry Potter. Estoy tan loca que no sé ni qué cosas digo. 

Bueno, ya... ¡se los dejo!


Y me voy a tratar de estudiar un poco. A ver si puedo. 

Con amor siempre, Ana Banana.

19/3/12

Reseña: Colmillo Blanco - Jack London


COLMILLO BLANCO
Titulo Original: White Fang
Autor: Jack London
Editorial: Época
Páginas: 206
ISBN: 970-627-034-5

Una obra clásica de Jack London, cuya lectura ha acompañado y entretenido a los adolescentes a través de distintas generaciones.

Colmillo blanco es la historia de un perro lobo al que sus primeros amos convierten en un animal feroz, astuto y agresivo. Conquistado por el afecto y la paciencia de un nuevo dueño, el protagonista se transforma en un amigo leal que es capaz incluso de arriesgar su vida con tal de defender a la familia del amo. Un relato lleno de aventuras y de emoción, que rescata lo más noble de cada ser humano.

Opinión Personal:
“-Estoy de acuerdo con usted. Ese perro es demasiado inteligente para que le maten.”

Colmillo Blanco es una historia que me llevó tiempo leer, bastante tiempo. Un mes, para ser exacta. ¿Y saben qué? (No, por supuesto que aún no lo saben) ¡No me arrepiento!

Recuerdo que alguna vez, durante mi infancia, vi la película. Me gustaba, pero en realidad no recuerdo mucho cómo iba. Cuando en la escuela secundaria me pidieron un libro para comenzar el denominado “Círculo de lectores”, mi hermana me compró un ejemplar de Colmillo Blanco. Yo lo comencé, lo rayé (era estúpida y rayaba los libros)… y, bueno, no pasé ni de la mitad.  Pero ahora soy un poco más adulta. Ahora soy diferente, ahora sé valorar las palabras. *se pone a dar un discurso emocional*

Jack London
Comenzamos con un capitulo interesante, que nos lleva a conocer la línea familiar de Colmillo Blanco. El trasfondo. Una manada de lobos está siguiendo a un par de muchachos que llevan un cadáver, atravesando el infernal terreno nevado, con perros jalando un trineo y de pronto, los canes comienzan a desaparecer uno por uno. El hambre abunda en el invierno y los lobos están desesperados, devoran a sus parientes lejanos. Y es así, como London nos presenta, de una forma maravillosa y nueva, la historia de un cachorro sin nombre, que comienza a descubrir su mundo, pero sobretodo, nos enseña que una criatura animal puede ser más humana que algunos hombres. 

Qué bonito es leer la inocencia que Jack London plasma, acompañamos al cachorro lobuno a descubrir qué es la comida, qué necesita para vivir y qué acciones debe realizar o no. Conforme se desarrolla la historia, aprendemos con la criaturita, porque él es tan inexperto. Aunque el ritmo es lento, vale la pena aguantar y tomarse el tiempo necesario (bueno, en mi caso), porque la descripción de los escenarios es tan maravillosa que realmente me transporté a esos preciosos lugares en Alaska.

Bueno, para no arruinarles una futura lectura de “Colmillo Blanco”, debo comentar sólo superficialmente, que hay un tema bastante peculiar y bonico. ¿Qué es Colmillo Blanco? ¿Lobo o perro? ¿Salvaje o manso? Y este mismo tema, puedo llevarlo hasta la sociedad. ¿Qué eres y qué esperan los demás que seas? El que seas hijo de un profesor, no te hace más educado. El que seas hijo de un doctor, no te hace el ser más saludable del planeta. Sucede lo mismo con  éste precioso lobo. El hecho de que sus padres hayan sido un poco salvajes y ariscos, no significa que él lo sea.

Ñam, ¿qué más puedo decir? Tienen que leerlo, porque hay mucho qué experimentar con ésta historia. Pero lo principal, es ésa conexión, esa amistad que muchos buscan y pocos encuentran. Ése lazo fuerte que une a los seres de éste universo, sin importar sus diferencias.

Ya me puse muy filosófica. Así que mejor les doy la conclusión: “Colmillo Blanco” es un libro que merece ser leído. Así no’más. Yo flipé con él.

“La posesión de un dios implica servicio. El de Colmillo Blanco se componía del deber y del respeto que le infundía su amo, pero en el que no entraba el amor, pues no sabía lo que era. Kiche era solo un recuerdo remoto. Además, no sólo había abandonado la selva, cuando se entregó al hombre, sino que los términos del contrato eran tales, que no podía desertar del servicio de su dios ni siquiera para seguir a Kiche, si la encontrara. Su fidelidad al hombre parecía ser una ley de su naturaleza, más imperiosa que el amor por la libertad o por los de su sangre.”

16/3/12

YA CASI, YA CASI....


AKJSDHASDHAKSDJA, SÍ.



NOTA: sí, ya se qué dirán... "¿qué clase de entrada es ésta después de tanto tiempo?" Pues nada, se aguantan un ratico más... "¿Nos queda de otra?" No.