13/10/12

Reseña: Oscar Wilde - Fantasma Canterville



EL FANTASMA DE CANTERVILLE Y OTROS CUENTOS
Autor: Oscar Wilde
Editorial: Anaya Editores
ISBN: 968-453-155-9
Páginas: 195
Relatos incluidos:
• El fantasma de Canterville
• El príncipe feliz
• El ruiseñor y la rosa
• El famoso cohete
• El joven rey
• El pescador y su alma
• La esfinge sin secreto
• La cáscara de naranja


Opinión personal:

Éste librito, de edición muy pequeñita y sencillita, lo adquirí cuando tenía dieciséis años. Llegó una feria de libro a mi preparatoria y de tanto que había, no podía escoger; afortunadamente, una compañera me dijo que uno de sus libros favoritos era de Oscar Wilde y me lo recomendó. Así fue como terminé adquiriendo “El fantasma de Canterville” y “El retrato de Dorian Gray”.

De entrada, la narrativa de Oscar Wilde es muy sencillita, fácil de leer y agradable. Aunque no hace gigantescas descripciones de escenarios o personajes, el contenido de sus relatos es lo que me enchina la piel, lo que me hace flipar. Wilde transmite grandes mensajes y enseñanzas con sus cortos relatos; tenía el don de crear personajes singulares y voces carismáticas, tramas sencillas que valen diamantes. Amé que le diese vida , voz y opinión a animales, estatuas, otros objetos y al alma de un hombre.

Mis relatos favoritos e inolvidables son: “El príncipe feliz”, “El ruiseñor y la rosa” y “El pescador y su alma”. Eso sí, solo dos me aburrieron un poquitín; fueron “El cohete feliz” y “La esfinge sin secreto”. Pero no por eso dejan de ser buenos. Todos los relatos son diferentes y cada uno tuvo su gracia chuli. Entonces, si no han leído relatos de Oscar Wilde, no sé qué están esperando. Anden, vayan y consigan unos ejemplares que son muy chulis. 

La muerte es un alto precio por una rosa roja –exclamó el ruiseñor-, y todo el mundo ama la vida. Es grato posarse en el verde bosque, y mirar al sol en su carro de oro y a la luna en su carro de perlas. Dulce es el olor del espino, y dulces son las campanillas que se esconden en el valle, y el brezo que florece en la colina. Sin embargo, el amor es mejor que la vida, ¿y qué es el corazón de un pájaro comparado con el de un hombre?

8/10/12

Reseña: Tres deseos - Jackson Pearce


Título Original: As you wish
Autor: Jackson Pearce
Editorial: Molino
ISBN: 842-720-027-7
Páginas: 300
Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos. Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto. Conforme los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola.

¿Cuántos momentos de mi vida he desperdiciado para siempre por culpa de esto?

Opinión Personal:
Tres deseos. Sí, al parecer he salido de mi mala racha de lecturas con este librito que me prestaron. Pues simplemente es bonico. Así no’ más. Qué bueno que me decidí a leerlo. Vale, que ya les digo las razones. 

Si pudiera descubrir porqué se encasillan, podría averiguar por qué yo no lo hago, por qué me he convertido en una chica invisible. El tipo de chica que tiene unos cuantos amigos y un montón de conocidos, pero no pertenece a nada en concreto. Supongo que ser invisible es mejor que fingir formar parte de algo; pero no te hace sentir menos solo.

En primera, “Tres deseos” me conquistó por su protagonista: Viola. Una chica invisible que quiere ser parte de algo. Me gustó que analizara al resto de las personas, que intentara plasmar el porqué se tiende a encasillar a las personas en grupos y con etiquetas, que quisiese al mismo tiempo ser parte de un grupo no por ser popular, sino por estar completa. Eso sí, la chica no es perfecta y en algunos momentos sacó a relucir aspectos de una Mary Sue, pero fueron tan mínimos que la verdad no les tomé mucha importancia.


En el momento en que Viola desea ser parte de algo, un genio le es asignado. Tiene la oportunidad de pedir tres deseos que serán realizados por el genio. No importa qué, lo tendrá. Y es aquí donde viene lo chuli, porque Viola no es tan patética como para pedir deseos directos que le hagan parte de un grupo. Lo piensa muy bien y, mientras tanto, comienza a ser amigable con Genio.


Ahora es tiempo de hablar de Genio. Él era un genio, simplemente uno más en su país, hasta que conoció a Viola. Fue ella quien le puso un nombre: Genio. Ah, qué ciencia. Por supuesto, lo inevitable comienza a ser y él, aunque al principio ni siquiera lo nota, se enamora de su ama Viola. Pero no es por su belleza, sino por el trato que ella le da, por su forma de ser.


Ambos personajes me encantaron. Ambos dieron una voz amena al libro que me permitió leerlo fácilmente. En ocasiones hubo momentos desesperantes, pero no porque los personajes me hayan jodido, sino porque las cosas tomaron su tiempo para darse, como en la misma vida real.


Algunos otros personajes también fueron buenos, de rellenito pero agradables. El ritmo fue lo suficientemente equilibrado como para que la lectura fuese placentera. La sencillez en la narración es también algo notable, porque a pesar de eso fue un buen resultado y no todas las obras llegan a tener eso con descripciones tan aguadas. En conclusión: tres deseos me gustó mucho por su sencillez, por los dos personajes principales y por las voces que los dos usaron para narrar la historia. No es un libro espectacular, pero sí es de esos agradables que te sirven sólo para pasar el rato o salir de una muy mala racha de lecturas. Además, Genio es un geniazo para las frases, ¡rescaté un montón!

(...)es imposible ser una persona rota por completo. No eres más que una persona. Solo puedes existir. Solo formas parte de ti misma, tú eres la única responsable de tu felicidad o de lo que sea. Ese sentimiento de estar rota o completa no es más que un truco de la mente mortal. Los tres deseos no te harán sentir más completa de lo que eres ahora. Al menos no por mucho tiempo.