8/9/11

Reseña: Percy Jackson y los Dioses del Olimpo II: El mar de los monstruos


Título Original: Percy Jackson and the Olympians II: The Sea of Monsters
Autor: Rick Riordan
Traducción: Santiago Del Rey
Editorial: Ediciones Salamandra
Páginas: 253
Año de Publicación: 2008
Precuela: El Ladrón del Rayoreseñado!)

Sinopsis Personal:
Desde que sabe que es hijo de un dios y una mortal, Percy Jackson espera que el destino le depare continuas aventuras. Y su expectativa se cumplirá con creces. Aunque el nuevo curso en la Escuela Meriwether transcurre con inusual normalidad, un simple partido de balón prisionero acaba en batalla campal contra una banda de feroces gigantes. A partir de ahí, las cosas se precipitan: el perímetro mágico que protege al Campamento Mestizo es destruido por un misterioso enemigo y la única seguridad con que contaban los semidioses desaparece. Así, para impedir este daño irreparable, Percy y sus amigos inician la travesía del temible Mar de los monstruos en busca de lo único que puede salvar el campamento: el Vellocino de Oro.

" Era un acorazado. Un barco de la guerra de Suseción. Conseguí descifrar su nombre, escrito junto a la proa con letras mohosas: CSS Birmingham.
De pie junto al cañón humeante que por muy poco no había acabado con nosotros, estaba Clarisse con la armadura griega de combate.  -¡Pringados! -dijo con una sonrisa sarcástica-. Aunque supongo que debo rescataros. Venga, subid a bordo. "

Comentario Personal:
Como dije antes, el primer libro de esta saga me gustó bastante, pero no me dejó flipando y deseando leer el siguiente volumen enseguida. Después de un tiempo conseguí la segunda parte ¡y ahora sí me atrapó! 

Percy sigue siendo un niñito que no prevé los problemas que pueden sucederle siendo un semidiós, pero es eso, uno entre tantos puntos, lo que hace más impresionante esta saga. Con Percy y su ignorancia sobre los mitos y personajes griegos, nada es seguro. Puedes estar tranquilamente leyendo un día común en la vida de este semidiós, en compañía de Tyson, su nuevo amigo maloliente, y de pronto ser atacado por unos gigantes caníbales muy malotes. Y por si fuera poco, descubrir que Tyson, a quien tu también considerabas un chico alto, un poco tonto e inadaptado, resulta ser un ciclope. ¡Sí! ¡Un cíclope!

Si sabes algo de mitología, sabrás qué importancia tendrá Tyson para Percy. Si no lo sabes… bueno, yo te invito, te recomiendo absolutamente, que lo descubras en esta historia espectacular. (Ya sé, parezco comercial de televisión. ¡Anda, cómpralo! ¡Disfrútalo!).

No hay mejor cosa que adorar a los bullies, los mini-villanos, como los llamo yo. Así que en esta ocasión Clarisse me vuelve a deleitar. Anabeth es la sensación y sí, Percy, Anabeth es una chica muy maja. Grover está en peligro y sabe muy bien que Percy hará todo por salvarle, así que es a él a quien tenemos que agradecerle enteramente este nuevo capitulo en la saga “Los Dioses del Olimpo”.

No quiero spoilearlos demasiado, pero les diré que la ultima línea de esta novela es PERFECTA. De verdad, es justo lo que necesitas para gritar de sorpresa, ir corriendo a tu habitación, arrancar el plástico y comenzar a devorar el siguiente libro (no es que eso haya hecho yo, lo juro).  De entrada, te hace pensar en las cosas que podrán sucederle a nuestro joven semidiós y también, poner en la mesa todas las posibles reacciones de Percy.

Eso es todo. Sí, El mar de los monstruos es TOTALMENTE RECOMENDABLE.

(Sí. ¡quiero esto!)

2 comentarios:

  1. Tengo ganas (muchas!) de empezar esta saga porque tengo la impresión de que llenará mi vacío existencial después del final de Harry Potter. ¡Con lo que me encanta la mitología! =D
    En fins, juo que este año empiezo! Gracias por la reseña =)

    Un abrazo~ ;D

    ResponderEliminar
  2. Es una de mis sagas favoritas!
    Se nota que el autor se ha documentado, los personajes aunque adolescentes (y dentro de lo que cabe) son creíbles.
    Ya dirás que te parece el tercero, a mí aún me falta por leerme el último (y a ver si encuentro las guías!!)

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.