16/10/11

Reseña: El vampiro de John William Polidori


Título: El vampiro
Titulo Original: The vampyre
Autor: John William Polidori
Traducción: Jonio González
Incluido en: Dos clásicos imprescindibles del terror
Páginas: 149-186
Editorial: Ediciones B
Año: 2008
ISBN: 978-84-666-3427-4
Sinopsis Oficial:
En El vampiro, un apuesto caballero, Lord Ruthven, destaca en los ambientes de la lata sociedad por su simpatía y caballerosidad… En realidad, está tratando de seducir a sus inocentes víctimas.

Opinión Personal:
Una vez más… ¡Jo’er! Quiero más, esto no puedo acabar así, ya sé que es un relato pero… ¡Vamos, un poquito más! ¡Se los ruego!

La mitad de Ana dice que no debería molestarme por la corta extensión de un relato, porque eso es lo que es, ¡un relato! Y la otra dice: ¡enójate! ¡Berrea! ¿Cómo es posible que todo pase en una exhalación? ¿Cómo es posible que todo concluyan tan… tan… tan…? (Oh, dejemos el beneficio de la duda, ¡já!)

Por aquí hay un dicho que dice “Caras vemos, corazones no sabemos”. Y esas pocas palabras se adhieren a la perfección al relato que Polidori nos entrega en esta ocasión. Tenemos a Lord Ruthven, un caballero elegante, conquistador y encantador: el hombre perfecto. Ah, pero en la soledad y solo en la compañía de su amigo y protegido, Aubrey, se muestra tal cual es: un individuo con unas características muy extrañas, que goza con ser malvado y despiadado. Verán que Ruthven es un personaje que está consciente de la maldad, que de verdad goza con hacer sufrir a sus víctimas, que ayuda a los desamparados y después, disfruta de llevarlos a la ruina, a la mismísima muerte. Un personaje intrigante, sin duda, del que me gustaría conocer mucho más.

Por el otro lado, tenemos al mejor amigo de Ruthven: Aubrey. Al principio comienza siendo un muchacho normal, a quien le gusta estudiar, a la par de viajar y relacionarse con las personas de la alta sociedad; un chico que desea ser un hombre y que está bajo la protección del vampiro. Desafortunadamente, Aubrey es el único que puede llegar a conocer las dos caras de Lord Ruthven y es por eso que prefiere continuar sus viajes solo. Durante la historia, Aubrey se enamora al conocer a una hermosa joven y mientras se relaciona con ella, comienza a escuchar sobre las leyendas que circulan en el lugar en el que está de visita. Y para su más grande horror, al escuchar tales descripciones de la criatura demoniaca que inspira terror, ve el rostro de su antiguo amigo. Desde allí, las cosas se tornan un poco mal para Aubrey.

En mi caso, como lector, me daban unas enormes ganas de entrar al libro y gritarle a Aubrey que se alejara de Ruthven. Es que el chico lo pasa tan, pero taaan mal… También, eran un increíble coraje porque al pobre Aubrey se le obliga a mantener un juramento. (¡Ah, sí serás tarado, Aubrey!) Además, recapitulando todo después de haber finalizado, me doy cuenta de que realmente debió ser terrorífico para Aubrey, y es que yo me preguntaba porqué el librito se llama "Dos clásicos imprescindibles del terror" , si yo jamás me sentí un poquito asustada. Pero ahora que lo pienso bien, es un placer no estar en el pellejo de Aubrey, ni en el de las víctimas de Ruthven.

En resumen, les puedo decir que deben leer este relato si son fans de los vampiros y también, si quieren pasar un buen rato leyendo algo corto y de rápida digestión (últimamente veo a los libros como comida. Estoy enferma). Por supuesto, si les gusta el terror, pero no es muy palpable en el relato; no es que uno diga: ya no quiero leerlo, porque tengo miedo. Pero vamos… ¡denle una oportunidad y así podrán hacer su propia opinión!

El único pero que le pongo es el tamaño, ya que por la ligereza del relato, los personajes no tienen  trasfondo que te haga conocerlos más, no llegas a saber nada sobre el pasado de Ruthven y el de Aubrey, apenas es mencionado pasajeramente. El final no es convencional, para mi es importante ya que, como dice una canción por allí “Cause we don’t live in happy ending movies”. Si, no me lo esperaba y dejó un enorme (del tamaño de un cráter) vacío en cuando a conclusión, pero pienso que eso es parte de la magia de los relatos, tu mente puede imaginar cómo rayos pudo haber acabado, aunque claro, no llegarás a conocer lo que verdaderamente ocurrió según el autor.

Esto ha sido todo por ahora, comeletras.

¡Nos leemos pronto!

5 comentarios:

  1. Wow suena bueno, odio eso cuando quedas con ganas de mas! (me pasa casi siempre) y te dan ganas de agarrar el telefono y llamar al autor (cuando aun esta vivo claro) para que siga escribiendo mas! es desesperante cuando te quedan dudas!

    ResponderEliminar
  2. Me lo leí de pequeña y, aunque dejó una profunda huella en mi, apenas recordaba el argumento. Gracias a tu reseña, me han dado ganas de volver a leerlo, y como no tengo ni El vampiro ni Carmilla (me los leí de la biblioteca, como todo lo que deboraba de cria), van directos a mi lista de deseos, espero que ocupen mis estanterías pronto, ahora estoy deseando reencontrarme con estos estupendos relatos!!
    Gracias!
    Besitos de duende!

    ResponderEliminar
  3. Los finales pueden desesperantes. Muchas veces el efecto de un libro sobre nosotros está muy relacionado con el impacto que el final tuvo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Donde lo puedo descargar?

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.