20/10/11

Reseña: Fahrenheit 451, de Ray Bradbury


Titulo: Fahrenheit 451
Autor: Ray Bradbury
Traducción: Alfredo Crespo
Editorial: Debols!llo
Páginas: 175
ISBN: 978-970-780-822-5
Año: 2010
Fahrenheit 451 ofrece la historia de un extraño y horroroso futuro. Montag, el protagonista, pertenece a una extraña brigada de bomberos, cuya misión, paradójicamente, no es la de sofocar incendios sino la de provocarlos, para quemar libros. Porque en el país de Montag está prohibido pensar. Porque leer impide ser feliz, y en el país de Montag hay que ser feliz a la fuerza… La novela más celebre de Ray Bradbury, maestro de la ficción.

Reseña:
Debido a las “modas literarias” que se nos presentan en estos tiempos en que los tríos amorosos de fantasía quedan poco a poco atrás para dar paso a los tríos amorosos de historias futuristas llenas de acción y “mensaje fuerte”, podríamos decir que ya lo hemos visto, leído y oído todo, que a mi no me vengan a contar, que de distopías y utopías ya estoy hasta el gorro. Pero no, señores, si tan solo se fijaran en los inicios de dicho genero, si se tomaran el tiempo de regresar al momento al que la gente comenzó a preguntarse qué maravillosa u horrorosa cosa sería de nuestra preciosa humanidad en un futuro; quedarían conmovidos por lo que entonces sí podríamos llamar, un mensaje fuerte. En todas sus anchas. Tal es el caso de Fahrenheit 451, uno de esos grandes clásicos del género y de la literatura en general que, no diciendo sólo por decir pero, no debería faltar en ninguna estantería que se diera un poco a respetar.

En este libro, Bradbury presenta ante nosotros la historia de Montag, un hombre que vive en una futurista sociedad autoritaria en la cual es obligatorio estar siempre descaradamente feliz, y como uno de los principales motivos por los que la gente deja de ser feliz es la reflexión y el individualismo, está terminantemente prohibido ser reflexivo. Y como leer, irremediablemente nos lleva a pensar, en el país de Montag leer es el más grande delito que pueda existir. ¿Pero qué sería de una sociedad tan oscura, utópica y autoritaria sin una liga de extraordinarios hombres que haga valer la ley? Pues nada. Es por eso que existe el cuerpo de bomberos, el cual, contrario a lo que nosotros, los ciudadanos del presente, estamos acostumbrados, fuera de usar largas mangueras de agua y extintores, se pasean por ahí con amenazantes e imponentes lanzallamas. Sí, ellos se dedican a la identificación, localización y exterminación de todo rastro de peligrosa y horrorosa colección de literatura. Y Montag, es uno de ellos.

Como algunos seguramente sabrán, esta no es la primera vez que leo a Ray Bradbury. Y tampoco es que haya elegido este libro en particular al azar. Lo cierto es que llevaba un buen tiempo deseándolo, aguardando a que hiciera su magistral aparición frente a mis ojos en cualquier momento. Esperando, aparentemente, en calma. Gracias a Dios que sí hizo su triunfal aparición, y mucho más pronto de lo que esperaba. Y ahora que está ya leído, digerido y meditado… por todos los cielos, ¡que bien se siente! Y es que la vida después de Fahrenheit 451 es… bueno… la vida después de Fahrenheit 451 es, sencillamente, diferente. Solo que te das cuenta que, en realidad, nada ha cambiado. Pues muy aparte de ser una grandiosa historia de Ciencia Ficción, una clara crítica a la sociedad y un vistazo a uno de los posibles futuros que día a día se suman a nuestro fatídico e inminente fin, Fahrenheit 451 es una historia de esperanza que, contrario a muchas otras distopías, nos cuenta más soluciones que problemas. En este libro lograremos presenciar la evolución de Montag, aquel hombre que no se conformó, que no se tragó la mentira, que se preguntó "¿Por qué?". Aquel hombre que se dio cuenta de lo miserable, vacía y superflua que era su vida, la de su esposa y la del país entero. Todo de la mano de la asombrosa pluma de Ray Bradbury, a quien nunca me cansaré de elogiar y comentar allá donde vaya. Es un libro tan apabullante, tan profundo y tan poético… Es que es increíble, la verdad.

Al final del libro, ni siquiera me di cuenta de que lo había acabado. En verdad fue extraño, me ha pasado que ni me percato de las páginas o las horas que transcurren pero esto ha sido una EXAGERACIÓN. Estaba leyendo muy tranquilamente creyendo que aún me quedaban aunque sea unas pocas páginas de historia por delante cuando doy vuelta a la hoja y leo un mediano, inmediato y negrito “Fin” que me indignó bastante. No lo vi venir, ni siquiera lo entendí en un primer vistazo. Tuve que repasarlo varias veces para darme cuenta de que ya, era todo, no había más para mi, nada más que mis propias meditaciones y conclusiones.

Ya sé, señores, que anteriormente he dicho “lectura obligatoria” sobre otros libros, sí, pero este no es uno de esos libros los cuales intente meterles por los ojos a cualquiera por su bonita historia, por sus grandiosos personajes o por que me gustó/emocionó mucho tal o cual cosa. Este es, simplemente, un libro indispensable que debe formar parte de cualquier persona que se diga lector. Independientemente de si no les guste la ciencia ficción o lo que sea, les sugiero, les recomiendo de todo corazón, que lo lean. Les aseguro que NO les pasará desapercibido.

―Casi nunca veo la televisión mural, ni voy a las carreras o a los parques de atracciones. Así, pues, dispongo de muchísimo tiempo para dedicarlo a mis absurdos pensamientos.

15 comentarios:

  1. No me llama mucho..
    Un saludito desde Mundo Paralelo

    LauNeluc

    ResponderEliminar
  2. Me encantó este libro, puedes ver mi reseña en mi blog ^^
    Me gusta mucho la forma de narrar que tiene este hombre. Tengo que volver a intentarlo con "Los propios dioses".
    Besos feéricos!

    ResponderEliminar
  3. Puesss...apuntado queda que desde hace poco me apetece leer algo de ese 'inicio de las distopias' que comentas =) Y tiene una pinta increíble, la verdad. Suerte que lo has reseñado porque no lo conocía =P

    Un abrazo~ ;D

    ResponderEliminar
  4. @Mundo Paralelo: pues :(

    @Galtzagorri: A mi también me encanta :D Yo, de Bradbury, ya he leído "El Hombre Ilustrado" que también está la reseña por aquí desde hace bastante, por si quieres verla :D, el próximo que me gustaría leer es "Cronicas Marcianas", pero de "Los Propios Dioses" jamás lo había escuchado e_é, gracias por el dato, lo buscaré (:

    @Lirie: Pues anímate y luego me cuentas que te pareció :D

    ResponderEliminar
  5. Ups, perdona, me he equivocado, quería decir Crónicas marcianas, pero me he equivocado con Asimov. Es que los dos los estuve leyendo a la vez y me he armado un lio xD Yo empecé Crónicas marcianas y no lo terminé, pero estaba muy bien y me gustaría continuarlo ^^
    Espero tu reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Lo leí hace eones, pero tengo un buen recuerdo del libro.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  7. Está entre mis libros favoritos. Muy cierto lo de su optmimismo.

    Tengo una colección de citas de este libro dando vueltas por ahí. Aunque en mi blog cité de otro de él.
    Es de los autores que más libros leí... Cronicas marcianas es indispensable, "las doradas manzanas del sol" es de cuentos y hay uno que sucede en el mismo mundo de Montag pero el protagonista es un escritor y, otra novela muy buena, "La feria de las tinieblas".

    Está muy buena la reseña, le hace justicia a un gran libro. Me gustó que plantees que es tanto crítica al presente como visión al futuro... muchas de las cosas que planteó en el momento de publicar este libro se fueron profundizando, y desde algunos puntos de vista puede considerarse que ahora está "prohibido" (entre comillas) leer.


    Saludos

    ResponderEliminar
  8. @Lucas Fulgi: Sí, tienes razón, también hay que tener en cuenta la época por la cual fue escrita, allá por los 50, en pleno boom televisivo. Y es lo que lo hace todavía más interesante, porque no se siente para nada todos esos años transcurridos, está todo tan actual, tan fresco, tan certero...

    Me interesa eso de la historia paralela, sería grandioso leer ahora el punto de vista del mismo país, ahora a través de un escritor, debe ser excepcional. ¿No recuerdas el nombre? Porque me gustaría buscarlo *O*

    ResponderEliminar
  9. Algún día caerá a mi estantería.
    Mientras a engullir los tropecientos libros que estan sin leer.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Yo me lei este libro, es horrible cuando queman los libros, yo pensaba en que haria si eso me pasaba a mi, y tambien me qedaria con ellos .___. es re fuerte el libro en vdd (:

    ResponderEliminar
  11. Quemar libros!! Qué atrevimiento >:(
    Wishlist!!

    ResponderEliminar
  12. De este autor supe desde el colegio.. y aun no lo he leido ._. espero hacerlo!

    besos!!

    ResponderEliminar
  13. A mi también me gustó mucho cuando lo leí hace años... y me acabas de recordar que fue un préstamo de la biblioteca y que no lo he comprado nunca... :/ Debo remediarlo!!!!
    Saludines



    http://lecturadirecta.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Pues no lo había leído y lo cierto es que el género me encanta, así que te haré caso a la recomendación y me lo leeré ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Había visto la portada miles de veces pero no me había llamado la atención, incluso lo había tachado de aburrido. Gracias por sacarme de mi ignorancia!! Lo buscaré y luego te diré(:

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.