20/1/12

Reseñas: Orgullo y Prejuicio - Jane Austen


ORGULLO Y PREJUICIO
Titulo Original: Pride and Prejudice
Autor: Jane Austen
Traducción:
Editorial: Porrúa
Páginas:


La trama de las novelas de Jane Austen es sencilla, narrada con un estilo que posee múltiples virtudes: agudo poder de observación, sentido extraordinariamente vivo del diálogo y una calidez de sentimientos que hace placentera la crítica de las costumbres.

Su estilo es uno de los más elaboradamente trabajados. En su prosa no hallamos una frase que pueda considerarse confusa. Y, sin embargo,y ahí se esconde la sutileza de su talento, su arte narrativo es un arte de la evasión, de la ambigüedad; logra que sea el lector quien cree lo que allí está apenas esbozado. Mediante una fina ironía y un sabio manejo del humor, hace una crítica seria de la existencia y pone en duda principios básicos de la conducta humana. La ironía es el instrumento con que percibe el mundo a través de sus paradojas, contradicciones y anomalías.

El mundo de esta escritora es esencialmente femenino: la mujer es el centro, y la autonomía de pensamiento es uno de los rasgos sobresalientes de las protagonistas.


Reseña:
El matrimonio Bennet tiene cinco hijas casaderas de entre 15 y 23 años. Conseguir colocarlas con un buen casamiento es la única esperanza que puede albergar la madre, sabedora de que sus hijas perderán su escasa fortuna cuando fallezcan sus padres.

La llegada de un joven y rico hacendado, Charles Bingley, revoluciona la pequeña sociedad de pretendientes. Viene acompañado de Fitzwilliam Darcy que se gana pronto fama de distante y antipático. La presencia de los dos jóvenes será el desencadenante de un torrente de pasiones que alcanzará también a Elizabeth Bennet, centro de toda la historia.

***

¿Qué es lo que hace a un libro ser un clásico? ¿Ustedes saben la respuesta? ¿O quizá, las posibles respuestas? Porque yo no. De verdad, no sé cómo se dice que cierto libro es un clásico. Y es que tampoco he leído muchos clásicos por el medio a aburrirme y odiarlo, así que no sé si hay un factor común que los haga ser lo que son. Cuando tenía diecisiete años no estaba preparada para leer a Homero, eso lo sé. ¿Estoy preparada ahora? Pues no tengo muchos ánimos de intentar, si les interesa saber. Pero bueno… el punto es que no me llevo muy bien con los clásicos (y ya estoy asustada porque éste año leo “El conde de Montecristo” de Alejandro Dumas) y mi relación con éste librín de Jane Austen, no fue la excepción.

¿Cómo reseñar “Orgullo y Prejuicio”? ¿Puedo yo decir, abiertamente, que no es lo que esperaba? ¿Puedo comentar mi frustración? ¿O tal vez, ese sentir de que por más que leía y leía no avanzaba? Pues bueno, sí. Lo haré, porque soy atrevida (al menos en éste aspecto) y quiero contarles mi experiencia con una historia que prometía mucho y que solo me dejó, en numerosas ocasiones, siendo víctima de un soponcio de aquellos altos que causan un profundo sueño. Así que dormí mucho desde el primero de Enero :)

¿Influyó la película? ¡Claro que sí! De hecho, solo me quedé a leer porque quería saber cuáles eran las diferencias. Así que seguí leyendo aunque la trama me parecía lentísima. Ya sabía más o menos qué esperar, puesto que he visto la peli cientos de veces, y quizá fue esa la razón por la que me desesperé al sentir que no avanzaba. ¿Cuándo ocurriría aquella escena tan divina en la que Darcy confiesa sus sentimientos a Lizzie? Y bueno, así me mantuve… leyendo, durmiendo, volviendo a leer, teniendo soponcio, durmiendo otra vez… hasta que el día 13 me propuse terminantemente a finalizarlo. Y así lo hice.

Los personajes: algunos divinos, otros odiosos. No hay muchas descripciones sobre ellos físicamente; pero sí existe descripción sobre sus personalidades y conductas, inteligentemente puestas mediante diálogos. Tampoco hay muchas descripciones sobre los escenarios. A veces pienso que me hubiese gustado que se explotara más ese aspecto, pero también pienso que hubiese terminado más aburrida de lo que ya estaba. A pesar de esas carencias, pues sí, concluyo en que los personajes están bien construidos y que se desenvuelven bien en sus escenarios, más que físicos, sentimentales.

En lo personal, no me gustaron varios personajes por sus respectivas personalidades. Entre ellas Lidia, la Señora Bennet y el Señor Collins. Lizzie y Jane son de esos personajes que me dejan sin saber si me gustan o disgustan; Lizzie con su prejuicio, sus ideas impuestas por lo que se ve en lo exterior, y Jane por su eterna bondad y especial acto de querer ver lo mejor de los demás. (Are you fucking kidding me?!) Y es que, disculpen si los spoleo, pero Lizzie parece solo aceptar que el Señor Darcy es diferente después de que lo ha ‘moldeado’. O mejor dicho, después de que le ha hecho doblegarse ante su propio orgullo. (Sí, coincido con Sergio Pitol, quien hizo el prólogo). Por el otro lado, personajes que desde un momento me encantaron fueron el Señor Bennet, el Señor Bingley y claro, por supuesto, ¡no podía faltar!, el galán: el Señor Darcy.

Y ya por último, pa’ no seguir con mis desvaríos, aborrecí terriblemente que tradujeran los nombres. ¡Juana! ¡Isabel! ¡Carlos! ¡María! WTF! ¡Y en vez de Lizzie, era Bebel! ¿Qué clase de sobrenombre es Bebel? Jamás lo había escuchado.

En conclusión: -tomatazos- me gusta más la película. Pero sí, el libro es muy mono y aunque la cosa va lenta, es seguro que en los últimos capítulos puede tener a las señoritas lectoras suspirando por Darcy. O por Bingley. O por Wickham. Pero no confíen mucho en mi juicio en esta ocasión, porque me temo, que estuve muy influenciada por la adaptación del 2005. Así que vayan, disfruten de esto, duerman como yo. Ámenlo. Ódienlo. No sé.


Con amor siempre, Ana. 

7 comentarios:

  1. Tengo pendiente Sentido y Sensiblidad. A ver si me estreno ya con Jane Austen =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Yo leí la misma edición de Porrúa y también odié que tradujeran los nombres, y aunque aún no hago la reseña, puedo adelantarte que yo lo he disfrutado mucho.

    Creo que más que por la historia, Jane Austen es reconocida por su estilo.

    Agradezco mucho tu reseña, me parece muy puntual y concuerdo en muchas cosas. Gracias por compartir tu lectura.

    ResponderEliminar
  3. Bebel! WTF! Que nombre es ese :S Yo no he leído el libro y siempre he visto reseñas buenas de el pero con la tuya hay una excepción y creo que estoy en las mismas que tú: no sé porque los clásicos se me hacen demasiaaaado pesados :S Linda reseña como siempre :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. He querido leer este libro desde no sé cuanto tiempo u.u' Pero ahora que me leo esto me han dado unas ganas!.. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me llama, porque a mí sí me gustan los clásicos.
    A propósito, lo que hace que un clásico sea un clásico es que apuntan a la esencia humana, virtudes y falencias, entonces es como un análisis de las personas válido para cualquier época y con el que las personas pueden identificarse en cualquier momento. Por eso perduran en el tiempo y se vuelven clásicos. Lo estudié en literatura :)

    ResponderEliminar
  6. a mi me gustó bastante. No se si coincido contigo en lo de que Lizzie doblega a Darcy, el decide por cuenta propia (spoiler) ayudarla a pesar de que las posibilidades de que ella lo ame o le agradesca son mínimas. Eso le demuestra a ella que era una pequeña bruja prejuiciosa y que Darcy no era tan cretino como todos pensabamos.

    Por cierto, lo que más me gusta del libro es que te muestra a Darcy como un pelmazo que logra redimirse, al contrario de todas las películas que lo muestran como un ser bondadoso desde siempre, siendo Lizzy la que no entiende nada.


    Un besooote! (lee persuasión, me gusta más)

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi me encanto! Es lentisimo (si) pero vale la espera!!! Esta muy bien narrado, personajes reales, es decir encantador!

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.