12 noviembre, 2011

Reseña: Martes con mi viejo profesor - Mitch Albom


MARTES CON MI VIEJO PROFESOR
Titulo Original: Tuesdays With Morrie
Autor: Mitch Albom
Traducción: Alejandro Pareja
Editorial Océano
Páginas: 219
ISBN: 978-607-400-370-3

Sinopsis Oficial:
En la primavera de 1995, el azar se encargó de reunir de nuevo a Mitch Albom, autor de este libro, con Morrie Schwartz, quien había sido su maestro preferido en la universidad y que padece una enfermedad terminal. He aquí el testimonio de esta entrañable relación y de las lecciones de esperanza, amor y solidaridad que Morrie le transmitió en el ocaso de su vida. Una crónica sensible y emotiva basada en hechos reales y en la cual se traza el perfil de un hombre excepcional. Esta nueva edición de la obra –la cual también se ha convertido en español en un verdadero suceso editorial– trae nuevamente hasta nosotros este conmovedor drama que nos invita a apreciar la vida y a reconocer las cosas verdaderamente valiosas que ésta nos ofrece.

–Al principio de la vida, cuando somos niños recién nacidos, necesitamos de los demás para sobrevivir, ¿verdad? Y al final de la vida, cuando te pones como yo, necesitas de los demás para sobrevivir, ¿verdad?
Su voz se redujo a un susurro.
–Pero he aquí el secreto: entre las dos cosas, también necesitamos a los demás.

Opinión Personal:
No puedo hablar de personajes con éste libro, tampoco de una historia espectacular que te dejará al borde de la histeria por desear averiguar qué pasará a continuación. No. Este libro no está hecho para eso. Está hecho para leerlo y reflexionar, para adquirir sabiduría a través de las vivencias de otras personas, pero sobretodo (y aun más difícil) para llevar lo aprendido a la realidad, ponerlo en práctica.

En lo personal, considero éste libro demasiado llegador. Ah, las enfermedades degenerativas me parecen lo peor. Y en el transcurso de las páginas vi como Morrie se consumía, poco a poco. Pero lo que más me gustó fue que Morrie no llegó a avergonzarse, no llegó a frustrarse por no poder hacer lo que le gustaba; como el mismo lo aceptó en algunas ocasiones, a veces se despertaba triste, pero luego se componía.

Ojalá muchos de nosotros fuésemos así. Pero sé que no. Vamos, que si nos dijeran que tenemos unos cuantos meses de vida, ¿qué harían? Yo digo que viviría la vida al máximo, que viajaría, conocería personas y trataría de cumplir mis sueños… pero seamos honestos, no tendría el dinero suficiente para ir a los lugares que quiero conocer, ni creo que los editores publicarían mis escasos relatos solo para >hacer cumplir el sueño de una moribunda<. Así que por eso Morrie me encantó, porque aceptó que había vivido, solo se rodeó de las personas que amaba y se dedicó a otorgarse placeres sencillos.

Morrie y Mitch
Se reunió con Mitch y ambos intercambiaron ideas y pensamientos. Hay una lista de temas de los que ellos hablaron y los diálogos se encuentran dentro del libro. Es maravilloso, la verdad, saber que Morrie Schwartz exisitió, darse cuenta que, incluso en los momentos más duros, hay personas que aun tienen la chispa de la vida. No está demás decirles que Morrie falleció. Mitch publicó éste libro y ayudó a pagar los gastos que la enfermedad de Morrie había ocasionado. Además, nos proporcionó una de las historias más hermosas (en mi opinión y en la de muchos otros) que pueden existir.

“Martes con mi viejo profesor” me hizo llorar como ningún otro libro lo ha hecho. Si este libro me ha marcado, es porque no solo la historia es en sí, una enseñanza de vida; sino también porque fue un hecho real. Me gusta pensar en Morrie, me gusta ver sus fotografías y aunque no lo crean, se me humedecen los ojos y sonrío.

Una vez más, me he puesto a pensar en la existencia. ¿Por qué nos quedamos tan inmóviles? Deberíamos de disfrutar la vida, de pensar como Morrie Shwartz pensaba. Deberíamos hacer esto o lo otro, deberíamos, deberíamos, deberíamos… pero hay barreras que parecen impedírnoslo. Incluso no encuentro palabras para describirlo. Es impresionante.

¡RECOMENDADO ABSOLUTAMENTE! UN MILLÓN DE VECES Y OTRO TRILLÓN MÁS.

Prefiero pensar que fue un momento pasajero de satisfacción para mi querido y viejo profesor: por fin me había hecho llorar.

6 comentarios:

  1. Este libro lo tengo en mi lista de pendientes, he leído algunas reseñas y todas hablan muy bien de él así que en cuanto pueda lo leeré
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. No me gustan demasiado los libros tristes... si lloro con las novelas normalitas, con algo así me entra una depresión.
    Prefiero lo irreal cuando leo... soy una insustancial... :S
    Un besín!

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué bonito... y qué triste.
    Me ha dado cosa hasta de leer tu reseña. Si lo veo por la biblioteca, para mi casa que viene.

    Besito :*

    ResponderEliminar
  4. Coincido totalmente con todo lo que dices. Es un libro que se lee para disfrutarlo y aprender a cada página. Me alegra que te haya gustado tanto.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Se ve buenisimo, muy lindo la verdad :3 Lo dejare para lectura de verano, seguramente esta por ahi escondido en el librero de la casa (por qe en el mio no esta xd)
    Besoooos (:

    ResponderEliminar
  6. uff de los libros que me gustan! que me ponen a llorar >.<

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.