26.2.20

Se me recoció el arroz y otras (des)gracias de esta vida adulta

Queridxs amigxs:

Esta entrada se iba a llamar "Metas personales y literarias del 2020", porque comencé a escribirla en enero de este año, cuando uno se siente muy emocionado por plantearse metas y quiere comerse, no el mundo, sino el universo entero. La cosa es que la entrada quedó olvidada y se empolvó, así que hoy me acerco temerosa para darles la bienvenida a mi Ted Talk.

Para empezar, hablemos de cómo este año me estaba proponiendo arrancar con el pie derecho,  estando super activa en el blog. Y es que realmente disfruto estar acá, pero honestamente, en los últimos años, tener un blog se volvió más una obligación conmigo misma que un hobbie. Lo consideraba un trabajo, leer y reseñar, ver películas y reseñar, generar contenido hasta por los codos y... bueno, siendo sincera eso ocurrió una vez. Después, ya no pude continuar viendo el blog con los mismos ojos y no fui capaz de encontrarle el gusto. Comencé a dejar comentarios solo por dejarlos, a visitar blogs porque quería tener más visitas y comentarios, comencé a frustrarme cuando vi que todos crecían menos yo, que todos colaboraban con editoriales menos yo, que todos publicaban harto menos yo... Y así, las comparaciones fueron inevitables durante años y años y cada vez me fui hundiendo más y solo viniendo a hacer visitas de doctor. Algo por aquí y por allá, porque me enorgullecía decir: tengo un blog.



Este año, después de ordenar las prioridades en mis sesiones de terapia, me di cuenta que la parte creativa no estaba dentro y entre ellas, Imaginatura. Simplemente enlisté otras cosas que sí quería trabajar: regresar en un 99% a una alimentación basada en plantas, comenzar a quererme a mí misma, no compararme, trabajar en mi ansiedad... Y básicamente es lo que he estado haciendo en estos dos meses. No es que las cosas hayan cambiado mágicamente, que ahora todo esté lleno de luz y felicidad. Nel, esas cosas solo pasan en las películas. Hay días en los que no me gusto, me siento de la patada, me pregunto en dónde acabaré y me doy cuenta que no sé nada de esta vida. Básicamente, hay días en los que se me recoce el arroz. Y hay días en los que me sale al punto. Pero cuando se me recoce, me hago unos sushis medios raros para no desperdiciarlo y vuelvo a cocinarlo. La vida sigue, me digo a mí misma, hasta que de pronto ya no. Por ahora, seguiré haciendo arroz.

Solo quería decirles que, mientras intento disfrutar las cosas, no estoy muy segura de si continuaré en el blog ni con qué frecuencia. Al menos he estado leyendo más o menos por gusto y no por obligación. Estoy tratando de no presionarme con mis lecturas, ni con crear entradas, ni páginas en mis journals. De hecho, hasta he borrado instagram porque no me hacía nada bien ver lo genial que son las vidas de los demás. Apenas entro a facebook, aunque soy amante de twitter. Me dedico a trabajar, a leer, a beber café y té, a caminar, ver las estrellas de vez en cuando y a hacer listas de gratitud, llena de (des)gracias de la vida, lo bueno y lo malo.

No sé a dónde voy, pero sigo poniendo un pie frente al otro.

Espero que estén muy bien. Gracias por la compañía y el cariño.

Les quiere, Ana.


10 comentarios:

  1. Me siento tan identificada.... o sea, estoy pasando por una epoca dificil y tampoco tengo ganas de bloggear. Pero sigo leyendo y despacio, asi que entiendo que no tengo motivacion para nada. Un abrazo bella. Yo tambien estoy en twitter.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir estas palabras Ana♥ me parece genial que decidas "escucharte más", por así decirlo. Si eso significa dejar Blogger, pues está bien, no tiene que ser una obligación :) un abrazote gigante!

    ResponderEliminar
  3. Me entristece mucho leer que el blog ya no te apasiona como antes y que lo ves más como una obligación...Pero vaya, tanto esto como leer, tiene que ser un hobby, yo mi blog lo empecé simplemente como un diario en el que guardar mis opiniones sobre los libros que leo, un diario que poder consultar en cualquier momento. Qué más da quién de lea y quién no, este rincón tiene que ser para ti. Y si quieres hacer una reseña esquemática, lo haces y si no quieres escribir en meses, no pasa nada. Tiene que gustarte.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Annie <3 aquí yo reportándome.
    Bueno, había escrito un comentario súper largo y Blogger me lo borró :)))) así que lo resumiré: entiendo lo que te pasa. Yo recién la semana pasada volví al blog después de un año y medio de no publicar nada, y de dos años (o más) de estar en un reading slump tremendo. No creo que haya una receta única: a mí me sirvió cambiar el chip con respecto a un montón de cosas, y eso incluyó a cómo veo y experimento la lectura. A vos, y seguro a muchas otras personas, sea algo 100% diferente. Pero el momento llega, y volvés a escribir en tu blogcito.
    O quizás no. Y no está mal. Hasta que no acepté que no iba a volver nunca más a escribir, hasta que no dejé de estar triste al respecto, no volví. Y capaz la semana que viene no publique más, quién sabe. Para mí es disfrutar el momento y elegir qué leer con la mayor libertad que tengo desde el 2012. A mí también me obsesionaban los stats, tener siempre contenido, las editoriales. Y me costó ocho años de blogueo y dos de reading slump para (re)aprender a leer y bloguear.
    Andate, volvé y volvé a irte. Encontrá el momento, publicá cuando puedas/quieras, y nosotres vamos a estar acá esperándote. El resto se va viendo en el camino.
    Besote <3
    Flor.

    ResponderEliminar
  5. Nunca hay que forzar las cosas, Ana. Y si publicas una vez al mes, una vez cada medio año o cada tanto, está bien, lo peor que se puede hacer es forzarse a hacer algo. Yo en estos últimos años he aprendido muchas cosas, pero las he aprendido a la mala, con mucha tristezas, dolor y errores, pero he seguido avanzando poco a poco y ahí voy, siendo optimista cada que puedo. Yo hace años que ya no tengo Facebook y no lo extraño, y Twitter solo el del blog, así que comprendo esa parte, a mi me ha hecho bien.
    Que estés muy bien, cuídate.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pues te felicito, esa es la actitud. La vida es para disfrutarla.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Ana!

    La realidad es que me siento identificada, veía al blog como una obligación. Me sentía mal por no reseñar, por no leer, por tener la costumbre de escribir lo que pensaba de cada cosa que leía/veía. Y por eso terminé borrando mi blog Animal Beige hace unos meses.

    Después descubrí que quizá si le daba otro enfoque podía llegar a verlo como un hobbie, o como una obligación pero para otras cosas, para algo que realmente me presente una responsabilidad. Y por eso creé Mi árbol blanco, mi nuevo blog, dedicado al ambiente, al apoyo de la comunidad LGBTIQ+, dos cosas que hoy me apasionan.

    Espero estés bien, me alegra que estés disfrutando de otras cosas y ojalá regreses cuando estés lista.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.