8/10/11

Reseñas de cine | Los chicos del coro

Esto es, para mis oídos, una delicia musical.


Nuestro chico problema,
Pierre Morhange.
Deben ustedes saber que este filme me conmovió demasiado. Como mencioné una vez, gracias a la reseña de Percy Jackson, he trabajado con niños con problemas de conducta. De verdad que son insoportables, llegas a la escuela, los chicos están haciendo su desorden, los castigas, pero los padres llegan y te reclaman. Si no los castigas, te piden que lo hagas. Y si lo haces, te lo vuelven a recriminar. Pero quieres ayudarlos, hay algo que te dice que te necesitan, que desean sentirse queridos y comprendidos... Cada niño es un mundo gigante al cual tienes que ganarte el acceso. Y hacer eso, es algo muy difícil. Así que ver esta maravillosa película me llenó completamente la moral y me hizo ver que si me vuelvo a enfrentar a una situación así, podría superarla con creces. Claro, tendría que luchar una y otr vez, levantarme en las caídas y continuar. Jamás rendirme, ¿y no es eso la vida misma? Basta, basta de mis locas reflexiones. 

Sinopsis Personal:
Poster de la pelicula.
Y una fotografía que perdura. 

"Los chicos del coro" es una película que explora las consecuencias que surgen cuando los niños son separados de sus padres y puestos en "Fondo del Estanque", un colegio especializado en problemas de conductas. Hay un caso que se hace notar entre el resto: Pierre Morhange es hijo de madre soltera, un chico bastante problemático que sufre los castigos que el director le impone continuamente. Verán, que el lema de la escuela es "acción, reacción". Es decir, que para toda travesura, habrá un castigo severo que debería enseñarle al infractor a comportarse. Obviamente, estos castigos no cumplen su propósito, es más, empeoran las conductas de los muchachos.

Afortunadamente, un nuevo profesor, llega al internado y emplea un castigo mucho más productivo: un coro.

Y ¡baaamf!, descubren que Pierre, si, ése chico problemático, tiene un talento natural, una voz de ángel, divina y perfecta para las canciones. Y no es el único que cambia, ¡no, señor! Cada niño, (a excepción de uno, al que tendrán el honor de conocer si es que ven la película), mejora en algún aspecto, todos aplicaditos y bonitos, van al coro y cantan tan divinamente que llegan alto.

Sentí una bocanada de alegría y optimismo. Se lo habría gritado al mundo entero. ¿Pero quién habría escuchado? A mí de cuya existencia nadie sabía. El gran artista iba a recuperar su condición de hombre. Me llamo Climent Mathieu, músico fracasado, vigilante en paro.

Oh, y si pueden echar un vistazo a la música, ¡genial! En lo personal, me gustaron mucho estas canciones pero en especial Caresse sur l'océan. No puedo parar de tararearle, porque cantar en ése tono y en francés, es algo un poco... complicado.



¡Adiós, Cinéfilos!

4 comentarios:

  1. Yo la he visto por mi cuenta y en clase de música y me encanta cada vez que la veo. Y cuando termina estoy toda la semana siguiente tarareando como una tonta. Vas a pasar una buena semana ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola(:
    No habia escuchado sobre esta peli, pero parece que toca un gran tema, Los divorcio siempre van a afectar a los hijos! Buscare la peli por Internet, Gran Recomendación!

    ResponderEliminar
  3. Que ganas de ver esta peli!!

    besitos!

    ResponderEliminar
  4. La pillé un día por televisión y me encantó. Es una película dura pero tierna, la verdad es que me gustaría mucho volver a verla.

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.