23/1/12

Reseña: Yo, robot - Isaac Asimov

Título original: I, robot
Autor: Isaac Asimov
Traducción: Manuel Bosch Barret
Editorial: Edhasa
Páginas: 375
ISBN: 978-84-350-3302-2
Año: 2009


Las Tres Leyes de la Robótica:

1.  Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
2.  Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estás órdenes se oponen a la primera Ley.
3.  Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda Leyes.


Manual de Robótica, 56.ª edición, año 2058.


Reseña:
Para este entonces, ya deben ustedes pensar de mi que soy una gran fanática de la ciencia-ficción, de las novelas (antiguas) del tipo utopía/distopía y de cualquier tipo de relato con dejes de futurismo. Bien, tal vez hasta cierto grado sea verdad, pero la verdad es que no me considero con suficiente experiencia en el tema como para jactarme de verdadero fanatismo. Más bien creo que lo que me encanta es la fantasía, no tan solo la ciencia-ficción; y qué mejor que fantasía con altas dosis de ética, moral y sátira social (me siento como Ray Bradbury diciendo todo esto de la “fantasía no ciencia-ficción”).

Pues bien, Yo, robot es una de esos clásicos del género de los cuales inmediatamente identificas por qué rayos se convirtieron en un clásico del género.

Comienzo con quitarles la idea de la película con el querendón de Will Smith (como siempre). La cual me parece que, si bien no todos, al menos sí la mayoría deben haber visto. Pues veamos los hechos: 1) no, no sale el héroe del momento mitad robot mitad humano; 2) tampoco, tampoco hay un intento de destrucción de la humanidad; 3) menos, menos se trata de una revolución robótica. Dicho esto, ahora sí, hablemos del libro.

Susan Calvin nació en 1982, la «United States Robots & Mechanical Men Incorporation», también. Teniendo ambos la misma edad y, siendo Susan Calvin uno de los más importantes personajes para la más extraña y gigantesca industria en la historia del hombre, se dice, según la opinión general, que la doctora Calvin y la U. S. Robots son equivalentes. Es por eso que cuando ella cumple sus 75 años, y está pronta a jubilarse, la Prensa Interplanetaria del Sistema Solar demuestra mucho interés en lo que la doctora Calvin tenga que decir acerca de los Robots en todo su camino recorrido. Así que mandan a un entrevistador para que hable con ella largo y tendido… y así lo hace.

La Doctora es un personaje muy peculiar, es fría, nunca sonríe, ve directamente a través de las personas, es práctica y, en general, prefiere mil veces los robots que a los hombres, “porque son más honrados”, dice. Es “robopsicóloga”, la primera de su clase, de hecho, pues como sabemos, antes de ella, todo eso no existía. Siendo su personalidad tal, sus aportes innumerables e invaluables, su experiencia muy basta y siendo una de las pocas personas que conocieron el mundo cuando no existían los robots, y vivieron el cambio muy de cerca, no es de extrañarse que sea a ella a quien entrevisten.

Es así como a través de ella, y a lo largo de varias pláticas, iremos conociendo los relatos más asombrosos y significativos (y en casos, divertidos) sobre los robots en la historia del hombre.

Debo admitir que, al principio, me extrañó mucho el término “robopsicólogo”, es decir, ¿que clase de estudio especial puede necesitar la conducta de un robot que no sea meramente matemático? Pues según Asimov, mucho, y le doy la razón. El libro… pues podría decirse que está formado a base de relatos independientes, por cómo está contado, pero a la vez siguen una misma trama, ya que es una sola persona la que los cuenta y, además, son en orden cronológico los acontecimientos en ellos dichos, según los avances de la industria.

Yo estoy encantada, se los digo ya, porque a lo largo de todos estos relatos nos iremos encontrando de las más curiosas situaciones (por no decir sumamente originales, ups, ya lo dije), y robots de todos los tipos, que me gustaría contárles todo lo que me encontré allí ahora mismo, pero no. En fin, la mayoría de los relatos son sujetos a una clase de dilema, o bueno, no una clase, pero al final, si provocado por casi las mismas bases: Las Tres Leyes de la Robótica. Es por eso que es requerida el area de robopsicología. Les explico, las leyes de la robótica (que puse acá arribita) vienen firme e irrevocablemente gravadas en los cerebros de cada máquina. No pueden romperlas. De ninguna manera. A menos claro, que se vean interferidas por la ley con más importancia. Pero muchas veces, los robots se enfrentan a cantidad de dilemas podría decirse que del tipo “ético”, y su capacidades chocan entre sí por motivo de las leyes, y no pueden actuar sin quebrantar alguna que otra ley, y entonces, si el dilema es muy fuerte, se “descomponen”, o simplemente adquieren actitudes muy extrañas. Y claro, que no solo tratan sobre los dilemas de los robots, sino de los propios dilemas del hombre también, pues los robots, cada vez más perfectos, llegan a convertirse en un desafío para sus creadores.
En fin, que básicamente de eso van los relatos. Solo que, no de manera tan simple como lo pongo yo. Mucho más divertido, mucho más pensado y mucho más conflictivo.

Isaac Asimov
El libro recopila gran cantidad de fantasía, hechos científicos reales, temas sociales con mucha ética, moral, economía y hasta religiosidad, del tipo: «¿qué diferencia hay entre un robot inteligente y un ser humano? ¿puede el creador de un robot predecir su comportamiento? ¿debe la lógica determinar lo que es mejor para la humanidad?», y sobre todo, una asombrosa imaginación. Es por eso que no solo es una gran novela o un gran clásico, sino un libro base para toda la ciencia-ficción desde su primera publicación en 1950.

Por último, solo tengo una cosa que decir; a lo largo de toda la lectura fui sacando una serie de impresiones, razonamientos y opiniones que al final, se redujeron a una simple, llana y lógica conclusión:

Isaac Asimov es un maldito GENIO.

Y eso es todo.

6 comentarios:

  1. Sería interesante leerlo, quizás si me lo encuentro me animo.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que buena onda! Solo leí un cuento de él, pero me llenaste de ganas de leer más.

    :)

    ResponderEliminar
  3. Jajaja me encantó esa última frase, más porque ahora mismo lo estoy experimentando, estoy leyendo la primera entrega de sus cuentos completos de Ediciones B y la verdad es que es toda una delicia de más de 800 páginas.

    Gracias por la reseña, a partir de hoy mi meta será conseguir y leer más libros sobre este grandioso escritor.

    ResponderEliminar
  4. Tuve la oportunidad de leerlo en su idioma nativo, el primer relato me conmovió fuertemente. Gran libro.

    ResponderEliminar
  5. Me... interesa. Creí que no lo iba a hacer, pero sí, me interesa.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho la última frase y aunque no he leído nada de este autor se ve que tiene una excelente imaginación logrando combinar ciencia ficción con algunos temas reales :) Me encantó tu reseña.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.