19/2/12

Mini-Reseña: Hay luz en el desván




HAY LUZ EN EL DESVÁN
Titulo Original: A light in the attic
Autor: Shel Silverstein
Editorial: Ediciones B/GRUPO Z
Páginas:175
Año: 2001
ISBN: 84-666-0567-3


Hay luz en el desván
desde fuera la veo
y a ti dentro te creo... observando.
... Y riendo.

Si entras seguro que reirás y pensarás. Hay autores que adormecen y otros que encienden la mecha de la sensibilidad y la inteligencia. Uno de éstos es Shel Silverstein. Cuenta la vida en cortos y agudos poemas.

Su discurso no es pretencioso pero sí sabio.
Si lo necesita para celebrar las alegrías o para hacer ver las contradicciones en que andamos, distorsiona las palabras con la misma facilidad que los personajes de sus dibujos de línea firme y escuerta.

El sorprendente Silverstein, en esta tercera entrega después de Batacanazo y Donde el camino se corta, te invita a trabajar.

¿Batrajar? ¿Batrajar? ¿Qué es eso de batrajar?
Pues no sé, pero seguro que es mejor que trabajar.

Opinión Personal:

Leí este libro desde hace mucho tiempo y no sé por qué carajos me estanqué y no hice la reseña. Pero amo, oficialmente, a Shel Silverstein. ¡Qué preciosidad de relatos! Y es que no son relatos complicados, son relatos de apenas dos (como mínimo) o treinta líneas (máximo), que cuentan tanto con tan poco. En verdad, no hay mucho que decir. Simplemente deberían darle la oportunidad. 


Pero hablaré, de todos modos.

Sheil nos entrega unas ilustraciones preciosas. Son tan sencillitas y a la vez detalladas, complementan los relatos maravillosamente y me hacen querer escribir cositas así y comenzar a ilustrar. asdfghjklñ Disfruté como una niña con éste libro. Pero lo más extraño de todo, es que maneja temas diversos, sencillos y complejos, desde una visión burlona, sarcástica e infantil. Sí, vamos, lo hace con la delicadeza necesaria para que un niño lo entienda como algo bonito, traído de la mano de Disney. Desgraciadamente, yo también tengo un poco de mente adulta y pude notar que Sheil hacía referencia a temas como el suicidio, la soledad, la incomprensión y demás, que pueden resultar un poquito, no sé, pesaditos… Pero repito, lo maneja tan bien que todos los temas son tan suavecitos como papilla para un bebé sin dientes.

Además, me llevo buenas experiencias con “Hay una luz en el desván”, porque una niña que conozco y que odia leer, se animó a echarle un vistazo al libro. Sospecho que padece de dislexia y que por esa misma razón, odia la lectura. Así que me emocioné mucho cuando, por iniciativa propia, me pidió prestado el libro.

Estoy dispuesta a mover cielo, mar, tierra y océanos con tal de encontrar las otras obras de Shel Silverstein. ¡Es que me pone a flipar! Lo adoro. Denle la oportunidad, se los ruego.
Y mejor échenle un vistazo a la web de éste precioso escritor e ilustrador.



Con amor siempre,
Ana J. Arcia.

5 comentarios:

  1. Ohh... estas cosas son lo mío, a buscarlo que voy.

    Cien gracias por la reseñica ♥

    ResponderEliminar
  2. Encontramos otra mestiza?? ;)
    Bueno, he de admitir que este tipo de cosas no son lo mío... Pero gracias por reseñarlo de todos modos :)

    ResponderEliminar
  3. Los libros con ilustraciones si que son lo mío :) Voy a ver si encuentro alguno de sus libros cuando vaya de visita a la librería. Se ve que es un buen autor y ahorita mismo me doy una vuelta por su página. Hermosa reseña :3

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  4. Parece muy copado. ¡Voy a ver si consigo algo!

    ResponderEliminar
  5. Suena buenísimo, de seguro le doy una oportunidad.

    Por tu reseña me ha recordado ligeramente a El Principito.

    Buena reseña, quede picada :)

    Cuídate xx,

    -Andrea

    ResponderEliminar

Venga, despotrica.