23/4/17

Reseña de Cine | La Bella y la Bestia (2017)

La Bella y la Bestia (2017)
Duración de 129 minutos
Protagonizada por Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans y Gosh Gad.
Dirigida por Bill Condon
Adaptación del filme original de 1991, donde una hermosa joven cuyo padre ha sido encerrado por una terrorífica bestia se ofrece a tomar su lugar, sin saber que esa criatura es en verdad un príncipe, que junto a todos los habitantes de su castillo, fueron víctima de un poderoso hechizo.
De vez en cuando nos encontramos con castings perfectos, personajes hechos a la medida de aquellos que los interpretan, ya sea Anthony Hopkins como Alfred Hitchcock, Robert Downey Jr. como Tony Stark / Iron Man, o el caso de esta reseña, Emma Watson como la nueva princesa de Disney. La Bella y la Bestia al fin se estrenó, y acompañada de un impresionante reparto, música que nos transporta a nuestra niñez y una que otra polémica, la nueva producción live action del clásico animado es un éxito total.

Eso es precisamente lo mágico de esta película: su historia. Una trama simple, y seamos sinceros, adelantada a su tiempo, donde la conocida fórmula de damisela en apuros conoce a príncipe, ambos se enamoran y derrotan al mal, es reemplazada por un argumento que incluso podemos etiquetar como feminista. Bella es presentada como una chica pueblerina, que no se conforma con ese estilo de vida tan cuadrado, y justo dicha forma de ser la aleja de los demás. A diferencia de la animación, donde la mayor cualidad de su protagonista es saber leer, aquí se le agrega el título de inventora, característica que en la cinta del 91 pertenecía sólo a su padre.

¿Y quién mejor para representar este papel, y por qué no, darle un giro completamente nuevo, que la talentosa actriz británica Emma Watson? A estas alturas la sombra de Harry Potter y su rol como Hermione quedó atrás, pues desde que la exitosa franquicia terminó, graduarse en Literatura Inglesa, ser nombrada Embajadora de la ONU, protagonizar varios filmes a cargo de reconocidos directores, y ocasionalmente esconder uno que otro libro en estaciones del metro en Londres y Nueva York, han sido sólo algunas de las cosas que este ícono de Hollywood ha hecho. Sin siquiera dudarlo, ella era la única opción para interpretar a Bella, y darle esa sutil actualización al personaje, en una época donde el empoderamiento femenino y romper estereotipos nunca había sido más importante.

Era muy pequeño cuando vi por primera y única vez el clásico de Disney, por lo que una semana antes del estreno de esta nueva versión, decidí revisitar la animación a modo de prepararme y notar diferencias entre ambas, así como disfrutar más la experiencia. Si bien en las secuencias musicales la voz de Emma Watson no se compara con la de Paige O’Hara, protagonista de la cinta original, su participación es buena y agradable de escuchar.

Ya hablando del factor musical, este es aún mejor que el visto y oído en el 91, pues el ver en live action montajes tan espectaculares como Nuestro Huésped, Gastón o en especial Bella y Bestia Son, explota lo más que puede esa nostalgia tan usada ya en varios producciones norteamericanas recientes. Pero aquí sí se vale, porque prácticamente todos crecimos con aquellas canciones tan memorables, aparte de representar un reto enorme para el reparto, largas horas de grabación, ajustes y edición, pero cuyo resultado no pudo ser mejor.

Un homenaje bien logrado, que además aporta profundidad y elementos nuevos a una historia ya de por si perfecta. Quién diría que en 2012 Bill Condon dirigía el cierre de la saga Crepúsculo, y ahora es el responsable de crear una adaptación, tal vez no superior, pero claro que igual de disfrutable que su original, La Bella y la Bestia.
En su primer fin de semana de estreno, la cinta recaudó tan sólo en taquillas de Estados Unidos y Canadá un total de $170 millones de dólares, recuperando por completo su inversión y convirtiéndose en el séptimo mejor estreno de la historia en ambos países.

Nada sorprendente si además tomamos en cuenta al resto de su elenco: Dan Stevens como la Bestia, que entrega un trabajo decente, pero al verlo la mayor parte del tiempo como un personaje CGI, le faltó oportunidad para demostrar más. Kevin Kline como Maurice, el padre de Bella; al principio no me convencía su interpretación, y menos las escenas entre este y Emma Watson, pero poco a poco su actuación y esos pequeños detalles que muestra con ella terminan por ganarte.

Pasando al castillo encantado y los que habitan en él, Ewan McGregor como Lumière aprovecha varios momentos para brillar, y al lado de Ian Mckellen como Din Don, Emma Thompson como la Sra. Potts, Audra McDonald y Stanley Tucci, el casting hace justicia a todos. Confieso que la parte que más esperaba era ver a estos personajes en su forma humana, y cuando al fin pasa, su transformación, y en general toda esa secuencia, es entrañable.

Pero sin contar a la protagonista, quienes roban la atención son la pareja de Luke Evans como Gastón y Josh Gad como LeFou. En realidad ambos actores son grandes amigos, y eso por supuesto influyó en la química que transmiten durante el filme, y en particular al ver aquel número musical en la taberna. Cada vez que Evans cantaba, o simplemente aparecía a cuadro, su voz e interpretación eran justo lo que el clásico animado retrataba: un villano que amamos odiar, y que en lo personal, es mucho más memorable que la Bestia.

Ah, y sobre esa pequeña polémica con respecto a que en esta versión LeFou es gay, me parece ridículo que se le haya dado tanta importancia a un momento que en pantalla apenas y dura dos segundos.

Por su parte, los efectos especiales pudieron ser perfectos si tan sólo nuestro protagonista, la Bestia, no luciera a ratos tan rígido al moverse. Al mirar la escena del gran baile con Bella es obvio el uso de CGI, lo cual nos saca por un momento de la experiencia Disney, y nos recuerda que sólo estamos viendo una película. Aprovechando, otro aspecto negativo es la iluminación que se utiliza en secuencias de noche, pues me era difícil distinguir qué pasaba con Maurice y la persecución de los lobos, o la gran pelea al final. Ninguno de estos puntos es lo suficientemente grave como para darle una mala calificación al filme, sobre todo al apreciar los vestuarios y la escenografía involucrada; recrear ese lugar y tiempo en la historia funciona desde el minuto uno, dejando todo tu mundo en la entrada del cine y transportándote a otro, donde una rosa mágica es el peor de los problemas.
En conclusión: La Bella y la Bestia continúa esta nueva tendencia por llevar a live action los clásicos de nuestra niñez, pero no sólo eso, modernizándolos para un público más exigente, que no sólo quiere ver a una princesa siendo rescatada por un hombre, sino que para variar, sea ella misma quien se convierta en heroína, y rompa ese terrible hechizo. Si tuviera que escoger un modelo de Disney al cual alguna niña cercana a mí siguiera, sin duda esa sería Bella, y si no estuviera tan de acuerdo, siempre estará Emma Watson.

6 comentarios:

  1. Me encanto, y si tienes razon, se robaron el show Gaston y LeFou.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá y la carrera de Luke Evans (Gastón) despegue después de este filme; él es un gran actor. ¡Saludos, y nos estamos leyendo!

      Eliminar
  2. Lo único que puedo decir de esta película, es que supieron hacerle justicia. Empezando con que es prácticamente igual al filme animado, el reparto es sensacional y la ambientación nos hace volver a esa época en que amábamos y soñábamos con una vida como las de Disney. Esta película es sin duda de esas que te llegan al corazón no por una trama complicada, sino por la nostalgia y los recuerdos que te trae. Me ha encantado

    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, esa nostalgia que Hollywood sabe explotar bastante bien... ¡Saludos, y nos estamos leyendo!

      Eliminar
  3. ¡Hola Juan! La verdad es que no vi la película pero me encantaría verla. Me alegro que la hayas disfrutado mucho. Sin dudas la incorporación de Emma fue lo que me llamó la atención porque me encanta como actriz y como persona ♥
    Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es que Emma Watson es sólo una de las muchas razones que hacen a este filme verdaderamente mágico, moderno y sumamente interesante.
      ¡Saludos, un beso enorme de vuelta, y nos estamos leyendo!

      Eliminar

Venga, despotrica.