13.9.17

Reseña| Crenshaw: Mi amigo imaginario - Katherine Applegate


Cuando la expectativa no se cumple, pero la lectura satisface
No voy a negar que mi superficialidad afloró con la portada de Crenshaw desde la primera vez que lo vi. La cosa es muy sencilla: los gatos me encantan. Pero los gatos gigantes me derriten. Simplemente no puedo pasar por alto una portada tan adorable, enternecedora y sí, llena de nostalgia. Los tonos violáceos y azules, Jacks y Crenshaw mirando hacia el bosque y las hojitas en el suelo me transmitieron nostalgia. El pelito aracho de la cabecita de Crenshaw me hizo querer rascarle la cabeza (y de paso alborotárselo más).

No sabía de qué trataba el libro, porque aunque leí su sinópsis en algún momento, la olvidé. Solo sabía que quería este libro por su portada. Solo tenía una sola expectativa: que este libro tuviese un contenido tan entrañable que se me pegara al alma como lo hizo Memorias de un amigo imaginario (leer reseña). Quería idolatrar este libro y decirle a medio mundo: DEBES LEER CRENSHAW PORQUE VA DE UN GATO GIGANTE. Cosa que puede resultar bastante patética y tonta, ya que el que contenga un gato no lo hace un buen libro. Pero en fin, ustedes me entienden... Sucede que esta novela tiene personajes sencillos y que, si te hundes un poco más en ellos, terminan siendo complejos; su trama es tan simple que parece que no tiene. A pesar de ser un libro para niños, trama temas difíciles.


Ser niño en un hogar donde abundan los problemas económicos es complicado. Ser un niño que piensa como un adulto, tiene una opinión y es consciente de los problemas económicos y que, de paso, no puede hacer mucho para ayudar porque es un niño es muchísimo más complicado. Así que al pobre Jacks le toca afrontar todos esos problemas mientras cree que podría estarse volviendo loco porque comienza a ver, de nuevo, a su amigo imaginario de la infancia. Jacks sabe que hay problemas económicos en casa otra vez y no quiere más vivir en esa situación porque es desesperante tener que compartir una camioneta con tu mamá, papá, perra y tu amigo imaginario para tener un lugar un poco calientito para pasar la noche. Es asfixiante para Jacks y, como bien lo dice su amigo imaginario, necesita de Crenshaw para poder salir adelante en una situación tan estresante y asfixiante.

Si hay algo que me molesta mucho es que se haga de menos la voz de un niño y es algo que me esfuerzo en reprimir en mi vida diaria. No hagas de menos la opinión de un niño. Que porque no sabe nada de la vida, que porque no ha vivido, que porque simplemente es un niño y no. Ja-más. No, no, no. Me ha tocado vivirlo y creo que, si pudiesemos resumir la enseñaza de Crenshaw, sería: los niños son niños, pero no son tontos.

Así que, incluso cuando no se volvió un libro favorito, puedo decir que Crenshaw realmente es disfrutable. Contiene tintes de humor, también de drama y nostalgia. A mí, me gustó mucho. Y quiero un gato gigante, morado y surfista. 
Los amigos imaginarios son como los libros. Nos crean, nos disfrutan, nos manosean y nos arrugan, luego nos guardan hasta que nos necesitan otra vez.

6 comentarios:

  1. Holaa, ahh, qué bonito que hayas disfrutado del gatito gigante *-* ja, ja, ja, los gatos no son mis favoritos, pero bueno, tiene un toque nostálgico ciertamente, y es un mensaje muy bueno el de que los niños son niños, pero no tontos *-*
    ¡Beesitos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me jode mucho cuando la gente adulta se cree superior y hace de menos a los niños y por eso me gustó mucho. Aun me cuesta creer que los gatos, ni siquiera los surfistas gigantes, sean tus favoritos xD
      Besitos *3*

      Eliminar
  2. Holaa
    A mi este libro me encantó. Me lo devoré en unas horas y es que toca temas muy duros.
    Un besito^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, se lee super rápido y como tal, es muy ameno.
      Muy chulito
      *3* Besitos.

      Eliminar
  3. Hola, yo tengo muchas ganas de leer este libro porque he leído críticas muy positivas. Y porque tiene un gato, para que negarlo, ¿quién no quiere un gato morado en su vida?
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Principalmente, porque tiene un gato. Es que los gatos son adorables <3
      En verdad espero que lo lees, igual podría gustarle a tus nenes cuando crezcan un poco más.
      Besitos.

      Eliminar

Venga, despotrica.