28/5/17

Reseña de #Netflix | Un Monstruo Viene a Verme

Un Monstruo Viene a Verme
Duración de 108 minutos
Protagonizada por Lewis MacDougall, Sigourney Weaver, Felicity Jones, Toby Kebbell, Liam Neeson
Dirigida por Juan Antonio García Bayona
Conor es un niño introvertido y solitario que, sin saberlo, pide la ayuda de un enorme y sabio monstruo con forma de árbol para que lo ayude a sobrellevar la enfermedad terminal de su madre. 

Seguimos con los estrenos en Netflix dedicados a la más reciente temporada de premios a lo mejor del cine, y en esta ocasión toca el turno a un filme que, irónicamente, pasó desapercibido por los críticos; me refiero al último trabajo del director español J.A. Bayona, quien el próximo año nos traerá la secuela de Mundo Jurásico. Basada en la novela de Patrick Ness, Un Monstruo Viene a Verme es una película profunda y conmovedora que definitivamente tienes que ver.

Como podrán imaginarse por la introducción a esta reseña, de verdad, amé esta película; no sólo por razones personales, sino que la forma en que Bayona captura pequeños momentos de lo que podría ser la vida de cualquiera es mágica. Durante la cinta hay varias escenas que en manos de otro podrían sentirse largas o de plano innecesarias, pero el director logra atraparnos en el ambiente de la historia al simplemente mostrarnos a un niño alistándose para la escuela, viendo películas con su madre o poniéndose sus audífonos y dibujando, escapando del mundo entero.

Y es justo en este momento cuando el monstruo hace su aparición. Siempre he pensado que Liam Neeson tiene una voz bastante interesante, y en su interpretación, muy al estilo Groot, demuestra que no necesitamos verlo en pantalla para que logre transmitirnos un millón de emociones. Algo parecido a lo que ocurre con Scarlett Johansson en Her, cinta que hace poco una persona muy especial para mí me recomendó volver a ver.

Pero lo que más me sorprendió fue el balance que se maneja entre lo cotidiano y lo fantástico; como ya dije, hay tomas lentas y tranquilas, y con la llegada del monstruo, el tono del filme no cambia, sino que juega con distintos estilos, incluso pasando de ser una película live action a una de animación. Cuando la vean me entenderán, y si al principio, como yo, no les convence tanto esta forma de desarrollar la trama, créanme que al final todo tiene sentido.

También hay que resaltar la genial actuación de su protagonista, Lewis MacDougall, quien al igual que el resto del elenco, pero en especial al lado de Felicity Jones, logran vendernos la idea de una madre e hijo cercanos, y lo difícil que es imaginar vivir el uno sin el otro; en este aspecto, la cinta está repleta de profundos mensajes y simbolismos, que gracias a una breve explicación del propio monstruo, se entienden por completo, a la vez que dejan espacio para que cada uno forme su propia reflexión.

Si estás familiarizado con la corta pero prometedora filmografía de Bayona, ya sea Lo Imposible, El Orfanato o hasta un par de episodios de la recién extinta serie de televisión Penny Dreadful, está demás decir que hay que estar preparados para sentir, llorar, o al menos sollozar en silencio durante la proyección. Por todas estas razones, hoy más que nunca estoy emocionado de ver lo que este director hará con el mundo de Jurassic Park.

Y es que el filme se queda contigo mucho tiempo después de haber terminado; el único propósito del monstruo es simple: que Conor diga la verdad, su verdad, que a la vez es su peor pesadilla, y cuando esta se revela, más de uno en la función a la que asistí dejo escapar varias lágrimas; la película es fuerte, directa y a la vez inspiradora; es el tipo de trabajos que dan gusto ver, y con los que puedes argumentar que el cine, en ocasiones, llega a ser mucho más que sólo entretenimiento.
En conclusión: Un Monstruo Viene a Verme es una experiencia que te recomiendo compartas acompañado de las personas que más aprecias, porque de lo contrario querrás que todos los que conoces vayan a verla después. La cinematografía es brillante, con una edición dinámica y tomas que nos hacen comprender la soledad, el enojo y la tristeza que Conor lleva consigo durante todo el filme; ¿y su final? No podemos decir que sea feliz, pero tampoco triste.

Es como una de las moralejas que aquel monstruo con forma de árbol nos deja: “No siempre hay un bueno. Tampoco siempre hay un malo. La mayoría de las personas se encuentran justo en medio”.

5 comentarios:

  1. Hola.
    La verdad es que todavía no me atrevo a ver la película, porque el libro me encanto. Fue una de mis mejores lecturas del año pasado. Pero estoy segura de que cuando la vea me va a gustar mucho y que me va a hacer llorar. ¿Liam Neeson es el arbol? Es verdad que su vos es genial.
    Muy buena entrada.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo contrario, tengo unas ganas ENORMES de leer la novela, y la película es de mis favoritas en lo que va del año. Así es, este gran actor estadounidense (no te dejes engañar por su acento casi británico) prestó su voz al monstruo. Gracias por tus comentarios, créeme que ayudan mucho. ¡Saludos, y nos estamos leyendo!

      Eliminar
  2. Tú también para mí...

    ResponderEliminar
  3. No sé, no sé, no termino de estar convencida. Todo el mundo pone por las nubes esta película, pero a mí no me apetece. Ya leí el libro y todo el mundo decía que era fantástico, pero yo no le terminé de ver la magia. Lo seguiré pensando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película me encantó; perdona, también soy de esos que piensa que, de haber sido estrenada antes, el filme pudo haber sido nominado al Oscar. En fin, como tú comentas, me daré tiempo para leer el libro y espero compartirte mi opinión. ¡Saludos, y nos estamos leyendo!

      Eliminar

Venga, despotrica.